dijous, 16 d’octubre de 2008

UN BON DIA (MEMÒRIA HISTÒRICA)

Avui és un bon dia. Llegeixo a la premsa: "El jutge Baltasar Garzón s'ha declarat competent per investigar els desapareguts durant la Guerra Civil i el franquisme per un delicte de crims contra la humanitat. El magistrat sosté que els cossos dels desapareguts no han estat localitzats i que, per tant, els delictes no han prescrit.(...) El jutge considera responsables dels fets 35 alts càrrecs del règim franquista, i un d'ells és el dictador Francisco Franco."

Em meravella la gent que diu que procurar justicia significa remoure les coses, crear crispació, com si finalment els morts de Franco haguessin de ser culpables de la pell fina que tenen molts. A sobre. Primer els maten i després condemnen els descendents a callar la boca.

Des de personatges coneguts (García Lorca) als anònims, des de gent de dretes a la majoria d'esquerres, es tracta d'un acte de justícia. Perquè ja sabem que tots van cometre brutalitats durant la guerra. Però d'una banda curiosament sempre són els mateixos els que protesten, senyal que alguna cosa els molesta. I de l'altra recordo novament unes paraules que ja vaig copiar en aquest bloc. Són de Cernuda, amic de Lorca: "...todos los crímenes y delitos que puedan achacarse a los del lado opuesto (els fidels a la República) fueron indirectamente ocasionados también por los franquistas. El pueblo es ciego y brutal, todos lo saben, por eso no debe dársele ocasión de que se manifieste como tal, ni provocarle." És a dir, tot i que és cert que de brutalitats tots en van cometre, els responsables directes són els que, un dia, en plena República, van decidir acabar amb les llibertats.

De tant en quant, una petita esperança.

4 comentaris:

Jaume ha dit...

Brindo per aquesta petita esperança, de totes maneres, els dictadors sempre volen jutjar els dictadors un cop ja morts, és curiós això... quan tothom s'atreveix a dir que el dictador era dolent és perque el dictador ja cria malves. Molta justícia, però sempre (o casi sempre) tard.

María ha dit...

Abrir los blogs amigos es últimamente una tarea muy política. Miguel con proclamas anarquistas, tú a favor de la memoria histórica. Menos mal que no soy votante pepera, que si lo fuera no os visitaba más. Y bueno, fui pepera hace años, querido, y ahora cada vez que lo digo es como una purga, estoy convencida que lo paso tan mal que me sirve para quemar karma. Mi familia fue del régimen, querido, pero muy vinculada, no vayas a pensarte. Y servidora se tragó más de un discursito de Don Manuel, que así le llamábamos. Luego, tomando el ejemplo de la llamada condesa roja, me hice roja y lesbiana. Bueno, lesbiana del todo aún no, pero voy por el camino, querido. Así es la vida y así se la hemos contado, darling. Besitos de tu amiga de Venezia.

María ha dit...

Fe de errores: una amiga me ha dicho que la condesa lesbiana y la condesa roja eran dos condesas diferentes (¡¡cómo está la nobleza!!) que yo uní en una sola. Mis disculpas a las condesas (a la roja por llamarla lesbiana y a la lesbiana por llamarla roja) y mis disculpas también a ti, querido, para que nunca pienses que tu amiga de Venezia es muy poco rigurosa. Besitos de tarde sábado.

MARIEL ha dit...

Ramón: Cómo duele y cómo ilumina también esta entrada. El terror ejercido desde el Estado es terrorismo de Estado y, para mí, es mucho más censurable que el terrorismo a secas. El terrorismo es un fenómeno que cualquier sociedad debería estar preparada para combatir desde los tribunales. El terrorismo de Estado deja a todos desamparado y suele ejercerse desplegando mecanismos de tortura mucho más refinados y crueles que los del terrorismo llano (así lo padecimos acá, en el sur).

Aferrémonos a los buenos días.

Besos memoriosos.