diumenge, 21 de febrer de 2010

VERDI-WAGNER

El desembre passat vam tenir una bona òpera al Liceu: Il trovatore de Verdi. Ja la tenia vista però en directe te'n fas més idea, tot i que ni la representació ni els cantants van estar a l'alçada. Tot i així vam disfrutar molt. Ni el Pere ni l'Esther van poder venir. En el seu lloc la senyora Núria, la mare de l'Eva, i la bona amiga Rosa. Una agradable tarda de diumenge amb un dels verdis més inspirats.

Aquesta òpera té l'ària "D'amor sull'ali rosee", que és una altra de les meves àries favorites. Ara he descobert la gravació de la Caballé al Maggio Musical de Firenze. Crec que de l'any 68. Extraordinària. Diuen els entesos que segurament són els quatre minuts que justifiquen tota una carrera. I en poso l'enllaç, amb els més de tres minuts inacabables d'aplaudiments al final, com ha de ser a l'òpera, com a mi m'agrada que sigui. Excés i generositat. Puro teatro. Però teatre intens com la vida mateixa.


I un parell de mesos després de Verdi, Wagner. Ni més ni menys. La meva primera òpera de Wagner en directe, jo que sóc clarament belcantista, i per tant oposat al rebombori romàntic i verista. Vam entrar al Liceu a les set de la tarda; en sortiem a les dotze de la nit. És evident que anàvem amb por. Però l'experiència, al menys per a mi, va resultar sorprenent. Wagner no serà mai el meu compositor. Massa narratiu, excessivament simfònic, poc melodiós. A l'entreacte vaig explicar l'anècdota de Josep Pla que deia que Wagner anava bé mentre els personatges no s'asseguessin a la pedra. I el tercer acte s'iniciava amb tres enormes pedres d'atrezzo, cosa que ens va fer témer el pitjor. Efectivament, els cantants, hores i hores en escena, s'han d'asseure per poder agafar forces. Tot i així vaig descubrir que Wagner, en directe, tenia una cosa extraordinària: una força descomunal en alguns moments, una musicalitat extrema.

18 comentaris:

Mar ha dit...

Un lujo para los oidos!!! Feliz semana guapo.

Besitosssssss

Mercedes ha dit...

No he podido entender el texto, pero ante esta maravillosa música... qué más da lo demás.
Gracias, ha sido una delicia escuchar en tu casa.

Cornelivs ha dit...

Verdi, el inmortal e inolvidable Verdi, que tantos buenos ratos nos ha hecho pasar a todos los aficionados a su música.

¡Como me gustaria estar allí!

Un abrazo.

Isabel Martínez ha dit...

Pues mira, más despacio, pero entendí el texto sin traducirlo.

Sabes que me pasa lo que a ti. Más de Verdi que de Wagner.

A quien le vas a dar en el gusto es al amigo Thornton con esa concesión final a Don Robert.

El aria es hermosísima. Pone los pelos de punta. La belleza en melodía.

Dilaida ha dit...

Bueno a mi Wagner, la verdad, es que no me gusta mucho, puede que en directo cambie la cosa, pero para escuchar en mi casa yo me quedo con Verdi.
Bicos

Pulgarcito soñador ha dit...

Debo decir que me encantó, más allá de no haber comprendido ciertas cosas. A ver, sigo leyendo...

Thornton ha dit...

No he entendido el texto, pero sí el primer testimonio discográfico de la Caballé como Leonora,en este registro pirata destaca sin lugar a dudas su "D'amor..." qué fiato, qué timbre, cuánta belleza.
Verdi, como sabes, acabó componiendo algo más cerca de Wagner, una muestra es su Otello.
Estamos ante dos de los grandes, el que no guste de oír a Wagner, que insista. ¡Vaya entrada! te superas. Adónde vas a llegar.

Ramon.Eastriver ha dit...

Me alegra que os transporte y os traspase el aria de Verdi interpretada por Caballé ciertamente con esa delicadeza que emociona hasta límite insospechados. Bueno, lo del catalán es ocasional. Comencé el blog en catalán pero al ir recibiendo tantos amigos españoles e hispanoamericanos me pasé, además por mi formación no me supone problema alguno.

Y Wagner no es lo mío pero reconozco que la grandeza está ahí. En cualquier caso escucharé a Thornton, como siempre hago por otra parte, e insistiré. Aunque estaría genial compartir a Wagner a tu lado para que nos fueses guiando, que no hay como un buen maestro para acabar apreciando las cosas.

Abrazos a todos.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

Fa anys i panys que no vaig a Liceo, la Caballé m'encanta i sobre els dos compositors, res a dir, amb els ulls clucs, Verdi.Un petonet.

Ciberculturalia ha dit...

Bellísima aria en una voz espléndida. Gracias
Un beso

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Con Wagner me pasa lo que a Woody Alen, que me dan ganas de invadir Polonia, aunque tiene algunas oberturas que levantan la moral al más depre (y no lo digo porque suela escucharlo. Más allá de los clásicos populares no llego)

A la Caballé no la trago. Tan buena, tan empalagosa, tan burguesota, tan Castafiore. Tenía un profe de Arte muy irreverente que decía. "¿pero como se puede creer alguien a Cleopatra en la persona de la Caballé?".
Bueno Ramon, de hecho ya sabes que esto no es lo mío, que no me gusta.
Disfrútalo
¡salud!

Jose Lorente ha dit...

Sabes que en catalán se usa la expresión "¡Quin parsifal!" para decir "¡Menudo tostón!". Parsifal es la ópera de Wagner que más me cuesta digerir, pero las demás (excepto Rienzi que no la conozco) me encantan, especialmente Tannhauser y Tristan e Isolda.

Muy divertido el comentario de Josep Pla ¡y cuánta razón tenía! Ya sabemos que con Wagner uno no busca precisamente diversión, pero cuando los personajes se sientan en las piedras se hace inevitable la cabezadita.

Esta temporada he tenido ocasión de ver tanto "Il trovatore" como "Tristan e Isolda". Pobrísima escenografía y puesta en escena de la primera, a la que acompañaron unas interpretaciones vocales mediocres. En "Tristán e Isolda" la escenografía estuvo mucho más lograda, pero los cantantes masculinos, entre indisposiciones y malas interpretaciones, sobre todo un Tristan infame, arruinaron la función.

Pero que fantásticas ambas óperas a pesar de los despropósitos con los que uno se encuentra a veces como espectador.

Maravillosa la versión del aria de "Il trovatore" cantada por Montserrat Caballé. Muchas gracias por el link.

Creo que transmites muy bien las dificultades con las que uno puede toparse cuando se enfrenta a Wagner, y también su enorme fuerza, su genio, su enormidad. Wagner, más que ópera (que lo es, por supuesto, y mucho), es un posicionamiento estético y una profunda reflexión sobre la creación artísitca y sus límites.

Me ha gustado leerte en catalán, porque lo escribes muy bien y porque lo comprendo, pero lamento que no todo el mundo lo entienda poque se han perdido unas reflexiones muy interesantes. Son los dilemas del bilingüismo. Yo tampoco entiendo el italiano ni el alemán.

Un abrazo fuerte y felicidades por la entrada.

Maripaz Brugos ha dit...

Ramon, casi he entendido todo el texto sin traducirlo, algo se me ha escapado por supuesto, pero escuchando esta hemosisima aria, tambien estoy contigo, me encanta Verdi.

Muchos dias escucho opera, aprovechando la tranquilidad del rincón donde vivo. Me hace vibrar interiormente, y saboreo con placer la belleza de la vida.

Un abrazo

Caruano ha dit...

Un plaer escoltar l'aria i llegir-lo (no sé si está bien escrito)

Stalker ha dit...

Agraeix molt una entrada en català, malgrat las mevas deficiencias amb aquesta llingua.

una abraçada y endavant amb la musica...

Carlos ha dit...

Me quedo con el regalo que nos traes de la Caballé, que cuando lo borda es inconparable. Aunque no se trataba de escoger, la ilustración que nos mandas parece decir o miras a un lado o al otro y yo Verdi por supuesto (mientras no aparezca Mozart), aunque espero que el amigo Thornton nos ilustre de vez en cuando con Wagner.
Buenísima aportación de Jose Lorente, siempre tan interesante.
Un abrazo.

fritus ha dit...

M'agradaria entendre d'Opera per a poder comentar alguna cosa de profit.

Només comentar-te la rialleta que se m'ha dibuixat amb l'anecdota d'en Pla.... i recordar una altre, d'en W. Allen...aquella de "no suporto Wagner, sentint-lo em vénen ganes d'envaïr Polònia"

una abraçada.

ADAL El Hippie Viejo ha dit...

Reconozco estimado Ramón que esta música no es lo mío,
pero te cuento que hace un rato llegué de la calle-y vos sabes lo que son las calles de las grandes ciudades, no?-
y al venir a tu blog disfruté muchísimo esta entrada
porque la música me ha transmitido mucha Paz.

te dejo un abrazo Grande

Adal