divendres, 16 d’abril de 2010

HARTAZGO

El Constitucional no lo consigue ni a la de cinco. Servidor está harto, cansado, desengañado. De muchas cosas.

El Constitucional no lo consigue porque la propuesta votada era demasiado benévola. Volverán a comenzar. Tras cuatro años los miembros del Tribunal Constitucional no han conseguido ponerse de acuerdo. Fue el PP quien presentó los recursos. La demora me parece sencillamente vergonzosa (ya van cuatro años). También son vergonzosas las circunstancias de un Tribunal Constitucional que actúa de oficio porque nadie es capaz de renovarlo.

Yo me pregunto, ¿estos son los señores imparciales que deben decidir la limpieza de un texto que voté? ¿Esos son los sabios que decidirán si decidí bien o se nos fue la mano? ¿Alguien se cree no ya la eficacia, que está visto que no, sino sencillamente la seriedad del TC?
No es sólo eso. Es la indignación que me produce estar a expensas de unos señores que pueden tocar ni que sea una coma que no debieran. Los dos parlamentos que me representan votaron el texto (y el parlamento central lo rebajó, recuerdo). Y además los catalanes lo votamos y lo aprobamos en un referéndum perfectamente legal. Lo que digan los sabios deberá ser acatado, supongo, pero ciertamente no compartido. Y que luego se pregunten algunos cuál es el motivo de que los catalanes sintamos que el encaje en España es cada día más difícil...

El otro día me pasaba una amiga un correo de esos que circulan por la red. Un powerpoint en que se invitaba a los ciudadanos del resto del Estado a no consumir productos catalanes. Ya estoy acostumbrado. Me molesta. Pero me molesta menos que muchos catalanes cuando dicen aquello de que: tanta preocupación por el Estatut, cuando en realidad hay cosas más importantes. Desde luego que sí. Es cierto, hay muchas cosas mucho más importantes que eso. Pero se trata del mismo discurso de las derechas patrias cuando dicen aquello de: tanta preocupación por la memoria histórica y por lo que sucedió hace tantos años, cuando en realidad hay cosas más importantes.

A mí me preocupa todo lo que puede ser preocupante en la sociedad. Todo. Pero también me preocupa que los fachas nos quieran robar la memoria. O que los jueces quieran robarnos la democracia, porque de eso se trata. Harto, cansado y desengañado. Y va a más.

13 comentaris:

josep estruel ha dit...

Hola Ramon. Si en cuatro años no han sido capaces de decidir que es legal o no de un Estatut que hemos votado nosotros, es porque se rien de nosotros.
y como así lo siento, pues prefiero que "no nos den". nada.
Como también pienso que por lo que concierne a nosotros debemos decir de una vez alto y claro que queremos. Y España también.
Cuando una parte de un pais crece el pensamiento de una independencia, el resto tendría que pensar como mínimo, que quizas tengan razón. Nadie quiere irse por que si, mientras hayan intereses comunes. Crece la desafección, pero no solo de catalanes como así podría parecer.
Los ciudadanos que en su dia llegaron a Catalunya venidos de todos los sitios, muchos de ellos también piensan igual. O mas si cabe.
A raiz de la primera vez que se Arenys de Munt votó, no solo nos mandaron los falangistas sino nos amenazaron con boicots y mas recogida de firmas.
Pues que lo hagan¡¡¡
Y con esto también digo que desde siempre he tenido y tengo amistades por todos los lugares de este pais.
Muchos de ellos me dan la razón.
Otros sin embargo, (gente importante) no comprenden porque blindamos nuestro idioma.
Una abraçada.

Felipe ha dit...

Han perdido todo crédito si es que alguna vez lo tuvieron.Casi cuatro años y ni así

mariajesusparadela ha dit...

Se ríen de todos los españoles. No se puede tardar cuatro años en tomar una decisión.

Mercedes ha dit...

Aunque reconozco que en este tema estoy pez, no dejo de reconocer que resulta muy extraño marear tanto la perdiz por algo que ya se ha votado por los ciudadanos.
Un abrazo y paciencia.

Txema ha dit...

Es una situación verdaderamente anómala.

El problema es que no se dirime la legalidad constitucional del Estatut, un tema que no debe presentar mucho problema para quienes se supone son expertos en Derecho Constitucional.

El fondo de la cuestión es de nuevo, el sempiterno choque de los dos conceptos clásicos de Estado. El centralista, con el sistema descafeinado actual o llegar más lejos y lograr el federalismo republicano.

Los magistrados del TC son las dos caras de la versión. la centralista y la autonómica. No nos engañemos.

Para los catalanes el problema va más allá. Es cierto que los independentistas represetan una minoría (por ahora) y que la mayoría apostamos (me considero catalán por muchos motivos) por el sistema federal.

Pero, no es menos cierto que, cada día aumenta el sentimiento de frustración por tener que pertenecer a un estado en el que el encaje es muy complicado.

No me extrañaría que, en estas condiciones, muchos acabemos en el independentismo puro y duro.

Ara i sempre som i serem una naçió. Ja tinc l'estelada.

Ciberculturalia ha dit...

Es ya nuestra desconfianza en muchas instituciones que está mal que diga que me esperaba lo que al final ha sucedido.
Empiezo a pensar si hay pactos secretos entre ambos partidos para no desbloquear este tema. No se pero algo pasa. No puedo creerme que después de cuatro años no consigan emitir un juicio. Como bien dices es sencillamente vergonzoso.
Una anomalía más de las que estamos viviendo en este país nuestro.

Buen fin de semana. Un beso

Cecilia Alameda Sol ha dit...

Yo prometo que voy a seguir consumiendo productos catalanes, voy a ir a sus provincias siempre que pueda y voy a seguir diciendo cuánto me gusta aquello a todo el que me quiera escuchar.
En cuanto al TCons. ¿no deberían haber sido sustituidos algunos de estos señores a los que se les ha pasado ya el plazo para el que fueron designados?

Anna Jorba Ricart ha dit...

Ramon...estoy contigo...
harta, cansada y desencantada de la clase politica....
de aquí, de allá y de acuyá....

Antonio ha dit...

Si el poder legislativo, que es quien hace las leyes, ha determinado el Estatut, el constitucional debe inhibirse y aceptar la decisión de sus legisladores...
El PP demuestra su desprecio al poder legislativo recurriendo al constitucional.
Un abrazo

AROBOS ha dit...

Es sencillamente bochornoso que el Tribunal Constitucional lleve tanto tiempo sin pronunciarse. "Y lo que te rondaré, morena". La legalidad o ilegalidad de una norma la deciden los parlamentos democráticos y el pueblo. Los estatutos han sido aprobados por los representantes democráticos, elegidos por sufragio universal, y refrendados por el pueblo. ¿Unos señores que llevan años mareando la perdiz pueden más que todo eso?

PÁJARO DE CHINA ha dit...

No te canses, Ramón. Si nos cansamos, ¿qué nos queda? Me lo pregunto a mí misma, también. Harta de ver una y otra vez la misma película en mi país, tremendamente harta. Perseveremos en lo que pensamos. Escribirlo, así, es una forma rotunda de hacerlo. Te abrazo fuerte.

josep estruel ha dit...

Si nos cansamos, que ya lo estamos y mucho, nos queda empezar de nuevo. Catalunya siempre empezó de nuevo. Desde siempre se han recortado todos los Estatutos presentados. Este que está "rondado", desde hace 4 años por cualquier despacho, que se lo queden. Empecemos de nuevo, y si no lo aceptan tomemos otras medidas.

Me consta que hay mucha gente(y siempre lo digo) que están de acuerdo con nosotros .
Cecilia Alameda es una de ellas.

Som i serem una naçió.

Maia ha dit...

Ramón, te mandé al gmail el texto acordado. Me animo a decir que leerlo te va a hacer sentir mejor. Yo creo que en este prologo Oriana resume justamente el tema de que el poder enferma a la gente, la confunde, la tira para costados y lugares sorpresivos. Existe un eterno antagonismo entre democracia y poder. No quisiera extenderme demasiado. Ya se te va a pasar el cansancio en un par de días. Así son las pasiones, uno siempre vuelve a esos lugares donde está nuestra esencia y la lucha social es parte de vos. Un abrazo.