diumenge, 7 de setembre de 2008

ELS TRANKIMAZINS I JO

No en sóc pas un consumidor habitual, perquè enganxa. I molt, segons diuen. Però de vegades, en situacions concretes de la vida, s'ha de recòrrer a la farmacopea. En el meu cas no per depresió, per sort, però sí per aconseguir que el coco deixi de funcionar de forma circular i anticipativa. En prenc poc, un parell o tres de vegades l'any. Dos o tres veces al año no hacen daño. Ho puc garantir.


Llegeixo al Viquipèdia que l'Alprazolam, principi actiu del Tranki, fa que es deprimeixi "el sistema nervioso central uniéndose al receptor GABAA que es responsable de mediar los efectos de ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro sobre el sitema activador reticular ascendente bloqueando la excitación tanto cortical como límbica. El receptor GABAA está constituído por hasta 5 subunidades de 19 posibles y los receptores GABAA con diferentes combinaciones de subunidades poseen diferentes propiedades, así mismo diferentes ubicaciones en el cerebro, y lo más importante, diferentes actividades en lo que respecta a las acciones de las benzodiazepinas.". Ho subscribeixo totalment. Una gran veritat. A més queda fins i tot com una mica morbosa aquesta explicació de les partículas "uniéndose e inhibiéndose".

Tinc un amic molt estimat que diu que la recepta de la felicitat és un parell de trankis i un whisky carregadet (hola Josep!!! bé les vacances???). Un altre amic que em va dir que la seva biografia s'hauria d'encapcelar amb un "I love trankimazin" estampat en una samarreta. Una amiga que quan li agafa la hipocondria es pren un tranki: si el motiu de la por desapareix és que és psicològic. Una altra que gràcies al tranki és va curar de la seva agorafòbia. Bé, tinc uns amics una mica addictes, però ningú podrà dir mai que són vulgars. Per això me'ls estimo tant.

I pel que fa a mi donat que el meu caparró és com una rentadora en ple procés de centrifugat, el Tranki em relaxa en moments puntuals de nervis. I encara que em quedo com una mica "amuermat" tampoc és una cosa que m'importi massa. Com més gran et fas més arribes a la conclusió de què la lucidesa és un gran pal. I per acabar un post tan realista, una mica de música...

4 comentaris:

María ha dit...

Hola Haendeliano... (aunque ya veo que para desintoxicarte a veces recurres a La cabra mecánica, hijo, no tienes límite cuando te desbocas...). Mira, el tranki nos reconcilia, nos hermana casi. Así que perdono tu afición a la música barroca y la forma tan desusada en que la defiendes. Otra cosa que hace que te perdone es ese sentido del humor que tienes, en el fondo tan parecido al mío. De todas formas, te perdonaré del todo cuando pagues la penitencia. Y la penitencia es un post sobre la música barroca, una encendida defensa. Y no te enfades, querido, piensa que en el fondo os tengo envidia, porque tengo un blog (ya te contaré) y con el palique que tengo y no sé que c*** poner. Besitos.

Ramon ha dit...

Querida María, pues sí, me gusta mucho Handel, también Vivaldi, y me encanta la ópera barroca. ¿Defectos? Que de las cincuenta arias que tiene una ópera barroca no todas son buenas. Natural. ¿Más defectos? La forma tan cerrada, tan antigua de aria-recitativo-aria, ese esquema tan fijo. Me apunto lo del post sobre música barroca. Y no me enfado, todo lo contrario. Por cierto, ya me estás dando la dirección de tu blog...

josep ha dit...

Bueno, veo que los comentarios se han desviado, y al fin y al cabo el título del apartado "els trankimazins i jo". Estoy contigo, María, en que el tranqui nos reconcilia y nos hermana. es más, podría decir que es lo mas parecido a la paz que he obtenido, de forma química (aunque todo sea química, en el fondo. Desde aquí, alzo mi copa y brindo " ¡viva el trankimazin".

Ramon ha dit...

Brindemos, pues!