dilluns, 16 de febrer de 2009

ANTOLOGIA PERSONAL: CÓMO LLENARTE SOLEDAD

Cernuda és un dels meus poetes, sense cap mena de dubte... Aquest poema, que parla de la soledat humana, sempre m'ha impresionat vivament.

"Cómo llenarte, soledad,
sino contigo misma...

De niño, entre las pobres guaridas de la tierra,
quieto en ángulo oscuro,
buscaba en ti, encendida guirnalda,
mis auroras futuras y furtivos nocturnos,
y en ti los vislumbraba,
naturales y exactos, también libres y fieles,
a semejanza mía,
a semejanza tuya, eterna soledad.

Me perdí luego por la tierra injusta
como quien busca amigos o ignorados amantes;
diverso con el mundo,
fui luz serena y anhelo desbocado,
y en la lluvia sombría o en el sol evidente
quería una verdad que a ti te traicionase,
olvidando en mi afán
cómo las alas fugitivas su propia nube crean.

Y al velarse a mis ojos
con nubes sobre nubes de otoño desbordado
la luz de aquellos días en ti misma entrevistos,
te negué por bien poco;
por menudos amores ni ciertos ni fingidos,
por quietas amistades de sillón y de gesto,
por un nombre de reducida cola en un mundo fantasma,
por los viejos placeres prohibidos
como los permitidos nauseabundos,
útiles solamente para el elegante salón susurrado,
en bocas de mentira y palabras de hielo.
Por ti me encuentro ahora el eco de la antigua persona
que yo fui,
que yo mismo manché con aquellas juveniles traiciones;
por ti me encuentro ahora, constelados hallazgos,
limpios de otro deseo,
el sol, mi dios, la noche rumorosa,
la lluvia, intimidad de siempre,
el bosque y su alentar pagano,
el mar, el mar como su nombre hermoso;
y sobre todo ellos,
cuerpo oscuro y esbelto,
te encuentro a ti, tú, soledad tan mía,
y tú me das fuerza y debilidad
como el ave cansada los brazos de la piedra.

Acodado al balcón miro insaciable el oleaje,
oigo sus oscuras imprecaciones,
contemplo sus blancas caricias;
y erguido desde cuna vigilante
soy en la noche un diamante que gira advirtiendo a los hombres,
por quienes vivo, aún cuando no los vea;
y así, lejos de ellos,
ya olvidados sus nombres, los amo en muchedumbres,
roncas y violentas como el mar, mi morada,
puras ante la espera de una revolución ardiente
o rendidas y dóciles, como el mar sabe serlo
cuando toca la hora de reposo que su fuerza conquista.

Tú, verdad solitaria,
transparente pasión, mi soledad de siempre,
eres inmenso abrazo;
el sol, el mar,
la oscuridad, la estepa,
el hombre y su deseo,
la airada muchedumbre,
¿qué son sino tú misma?

Por ti, mi soledad, los busqué un día;
en ti, mi soledad, los amo ahora.

Luis Cernuda"

(L'aquarel.la que encapçala aquesta entrada representa a Luis Cernuda a Almeria i la va pintar el seu amic, el pintor Ramón Gaya)

6 comentaris:

María ha dit...

Querido, me encanta cómo has cogido mi guante... Yo también adoro a Cernuda, amo este poema tan sentido y tan sensible, y amo muchos otros de Cernuda, uno de los poetas españoles más altos del siglo XX. Pero lo justo hubiese sido que hoy hubieses empezado tu antología personal con Neruda, por lo de la última entrada, querido. Besitos centralistas.

Ramon ha dit...

María, estás a la que salta... Sí, supongo que tendría que haber empezado con Neruda, pero me gusta más Cernuda (no se lo digas a nadie, que creo que eso queda mal...) Y lo de los besitos centralistas no me hace nada de gracia. Estoy hasta el gorro de centralismos y curris valenzuelas, querida. Espero que no me salgas ahora con una sorpresita...

joseantonio322 ha dit...

Altísima poesía, sí señor. Me conmueve siempre Cernuda, siempre.

María ha dit...

Carisimo, tú sí estás a la que salta... Lo de besitos centralistas era broma, naturalmente, ya nos conocemos un poco. Me divierte enormemente tu referencia a Curri, te contaría una retahíla de esta señora que te ibas a morir de la risa, llevo siempre la escopeta cargada, ya sabes...
Sabes también que me encanta provocar reacciones, querido, y allí donde está María de Venezia nada es plácido y todo es vivo, querido. Así soy yo, darling. Kisses siempre.

Ana Rodríguez Fischer ha dit...

¿Conoces la glosa de Rosa Chacel a ese poema de su gran amigo?
¡Deslumbrante!

Anònim ha dit...

Conoces la glosa de Rosa Chacel a ese poema de su gran amigo LUis?
Valdría la pena reproducirla.
A