dijous, 19 de febrer de 2009

A LA CONTRA (IV): LES XIRIGOTES DE CADIZ

No m'agrada gens el Carnaval. És la festa més conservadora del món. És la setmana en què tot està permès amb la condició que la resta de l'any no s'obri la boca. Per si això fos poc, la gent per Carnaval es torna com tonta. Les gràcies que abunden les trobo poca-soltes. Altura zero, ni gota d'ironia, tot és la gràcia cutre, la caspa, l'humor bastot, la perpetuació dels tòpics.

D'entre totes les manifestacions del Carnaval la que més em molesta és, sense cap mena de dubte, les xirigotes de Cádiz, i els xirigoteros. Em semblen, la majoria, un panda de marrulleros masclistes i homòfobs, uns garrulus. Les posades en escena totes semblants: disfressats de dones de la neteja amb motxos i cubells, vestits com nens d'escola, disfressats de monjes i capellans, de negres de l'Àfrica parlant de pateres, de futbolistes i entrenadors. No negaré que alguna xirigota té una mica de gràcia. Del que em queixo no és tant d'alguna rima afortunada sinó de l'esperit xirigotero en general. De revolada he recollit alguns fragments esgarrifosos:

"Hay que ver la Mesalina
vaya una hembra más fina
de una gran habilidad,
que se cargó con su amiga
a las legiones de los romanos
y seguía pidiendo carne empujá."

"Ya no vendemos porritos,
ni grifa ni marihuana,
ahora tenemos un negocio
iuuuuuu, ayyyyy
de chochitos y avellanas."

"Puse la tele un día
cuando volví de entrená en la plaza,
y echaban un programa
de trucos prácticos pa la casa.
Lo mismo te explicaban
una receta pa hacé la berza
que un crema casera
que pone guapa hasta la alcaldesa."

"Me fui directo al libro de naturales
para ver si los turcos
son animales racionales.
Vi que esa gente y los bovinos son iguales,
y me aclaró la duda: son todos animales"

I no segueixo perquè no cal. En qualsevol cas, em molesten tant i em fan tan poca gràcia que no poso ni foto (molt menys un vídeo de youtube).

5 comentaris:

Jaume ha dit...

ja en som dos... i sempre surten a la tele per aquestes dades, aquest migdia poso la primera i ja sortien cantant la chirigota del turno. Son una cosa inevitable d'aquestes dades, com la noia disfressada de cabaret, liza minelli, i l'home amb bigot vestit de monja.

María ha dit...

Carisimo, me mondo de la risa cuando te pones tan ácido. Razón no te falta, darling, sobre todo porque el carnaval tiene ese tufo tan popular que a una le sale sarpullido sólo de imaginarse al lado de un garrulo, como dices tú, sudado, pintado con colores comprados en el chino y disfrazado con un pésimo gusto. Parte de razón la tienes, caro. Pero fíjate que a mí sí me gusta el carnaval, disfrazarme, ponerme loquísima, pintarme como una puerta, disfrazarme exótica y excesiva. Mezclarme con los garrulos y beber a morro. Sólo un día al año, of course, que luego el palacio espera y los cenicientos deben también recogerse pronto.
Carísimo, no te me enfades que últimamente parece que me tienes pelusilla, pero piensa que yo tengo algo valiosísimo: espíritu lúdico. Sin dejar de ver la cutrez del mundo soy capaz de mezclarme y revolcarme en ella un ratito y gozar extraordinariamente. Busca tu espíritu lúdico, darling, y luego me cuentas.

Ramon ha dit...

María, tienes razón cuando dices que nunca eres gratuita, que siempre aportas algo. Tu comentario me ha hecho pensar que igual doy la imagen de una persona amargada o soso, o qué se yo. Uno nunca sabe del todo cómo es, igual debería contestarte alguien que me conociese. Pero en serio que no me tengo por tal. Creo que valoro mucho no sólo la seriedad y la gravedad, sino también la tontería, la frivolidad, la risa que es fundamental en la vida. Lo mismo que me gusta Calderón me divierto con un episodico de Aida, por decir algo.
Pero en algunas cosas sí que es cierto que me vuelvo radical. Pocas pero ahí están. Me resulta sencillamente imposible tolerar esas pocas cosas, hacer como que no veo, reirme con y de ellas. Cosas como el machismo, como cualquier forma de violencia con las personas, como el maltrato a los animales, como el poco respeto a la naturaleza, o más genéricas como la hipocresía o la mala educación. Bueno, yo creo que se puede sintetizar en esto último: puedo soportarlo todo menos la mala educación, en un sentido general.
Y de pelusilla contigo, nothing de nothing. Agradezco que te pases por aquí y te considero, aún con tus misterios, excentricidades y tus excesos lo que en catalán decimos una veritable troballa. Muchos besos.

María ha dit...

Eres un sol, caro, un sol radiante... Un besito afectuoso de sol a sol, darling ;)

soniabaste ha dit...

Si que es veritat que moltes vegades son lletres molt masclistes i que l'humor en general es d'allo que en diriem sal gorda. No m'agraden encara que el carnaval, en general, sempre m'ha semblat molt divertit. Al meu poble fem rua, quatre gats pero fem rua. I bebem a morro, i no som tan classistes com la Maria, que perque no li faig cas sino encara ens esgratinyariem... I tu dius que es una troballa, aixo pot significar moltes coses, no?