dijous, 17 de desembre de 2009

BUCAREST Y LAS INJURIAS

Durante la primera semana de diciembre murió un viejo político catalán íntegro. Claramente de izquierdas, podía estarse o no de acuerdo con sus planteamientos pero éticamente no era posible detectarle objeciones graves. Se llamaba Jordi Solé Tura y estaba aquejado desde hacía cinco años de la terrible enfermedad del Alzheimer. Su hijo Albert, cámara en ristre, rodó un documental excelente sobre su padre y su enfermedad cruel. Bucarest. La memòria perduda. Un recorrido valiente sobre una trayectoria biográfica en la clandestinidad y en los primeros años de la democracia. Pero ello, política y vida, están al servicio de la memoria que se va fundiendo. Si somos memoria, cuando ésta desaaparece también nosotros nos fundimos. La película acaba convertida en una sorprendente meditación sobre el material humano, el material íntimo del yo, de sus anhelos, sus miedos y sus sueños. Resulta conmovedor, por ejemplo, el momento en que un anciano Jordi lee una carta escrita hace tiempo para su hijo. "Estoy en la cárcel como resultado de la lucha por un mundo mejor para ti y tu generación." La sorpresa se apodera de él. Ha olvidado aquel episodio, ha olvidado que la cárcel y la clandestinidad formaron parte de su vida, lo mismo que la acción política.


El honor de las injurias, un documental de Carlos García-Alix, es un excelente trabajo narrativo sobre la figura de Felipe Sandoval, el doctor Muñiz. Fue un consejo de Emeygriega. El documental sigue el recorrido biográfico de tan emblemático personaje. Felipe Sandoval, luchador anarkista, nació en Madrid a finales del XIX. Pasó por París y por Barcelona, dos ciudades en las cuales se relacionó fundamentalmente con los grupúsculos anarkistas, sobre todo en Barcelona. Iniciará una serie de robos con violencia en Madrid con la finalidad de conseguir recursos para su lucha en favor de un mundo más justo. De esta manera se convirtió en el doctor Muñiz. Durante la República (periodo histórico apasionante detalladamente analizado en el reportaje) fue apresado por un robo violento en el barrio de Malasaña. Al llegar la guerra fue liberado y observó que su lucha clandestina había tomado la calle. Ahí comenzó su periodo más oscuro. Milicianos, checas y quintacolumnistas desfilan por la película. El horror finalmente desatado. Los bombardeos comienzan a asolar la ciudad (curiosamente ninguna bomba cayó sobre el barrio de Salamanca, el verdadero habitáculo de lo que se llamó la quinta columna).

Pero también las luchas intestinas entre los grupos de izquierdas, básicamente comunistas y anarkistas, que atestiguan que la guerra, en sus inicios no fue una lucha por la República sino una revolución que se estancó. Y al final queda el sabor de lo que en una ocasión dijo el gran Cernuda cuando comentaba el papel de los diferentes actores durante la guerra, frase que ya he copiado en alguna otra entrada: "Para mi el levantamiento es responsable no sólo de la muerte de miles de españoles, de la ruina de España y de la venta de su futuro, sino que todos los crímenes y delitos que puedan achacarse a los del lado opuesto fueron indirectamente ocasionados también por los franquistas. El pueblo es ciego y brutal, todos lo saben, por eso no debe dársele ocasión de que se manifieste como tal, ni provocarle." Quedó dicho, pero todos ellos continuaron con sus provocaciones. Afortunadamente nos quedan relatos lúcidos como la película sobre Felipe Sandoval.

23 comentaris:

mariajesusparadela ha dit...

Pues, sí, me parece que tiene razón Cernuda: no hay que permitir que nuestra maldad se manifieste. Porque tener la tenemos. Y ya lo dijo Machado "Una de las dos Españas"...

Tuvo que ser terrible, llegar al final y no poder marchar.

Qué cosas sabe Emeygriega.

Culturajos ha dit...

Me concentraré en la primera parte de tu relato. Lo primero que me ha conmovido es la presencia del señor Alzh en Solé Tura, en Suarez, en Maragall. Cualquiera diría que tiene predilección por determinados salones. Luego he temblado con la disolución del yo: ¿quién soy sino lo que he sido y la proyección de mis actos? La memoria es todo y los recuerdos deben de quedar en forma de palabra, imagen o sonido. Uff, qué tema más duro.

De la guerra sólo decir que cada uno tiene que hacerse responsable de sus actos. No estoy de acuerdo con el poeta. Lo siento. La crítica es necesaria y más en mi casa.

Un abrazo serio Eastriver.
Quisque continua su viaje con las cejas un poco más apretadas que antes.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Qué bueno todo Ramon. Qué esclarecedor. El documental sobre Solé Tura lo he visto un par de veces, y es tremendo. Hay que verlo despacio, muy atentos, con los cinco sentidos, porque habla de más cosas que de la clandestinidad, de la política y de la lucha por un mundo mejor. Habla de lo que es la vida, de lo que nos convertimos, de lo que al final NO seremos si nos olvida. Cuando lo vi me acordé del Miralles de Soldados de Salamina y de Javier Cercas. Y me imaginé muerto sin nadie que me recuerde. Porque la paradoja está en que siendo Solè Tura quien pierde la identidad, él es quien la tiene garantizada para siempre.

Me identifico plenamente con el párrafo de Cernuda. Hace bien pocos días discutía con compañeros de trabajo sobre el tema y argüí el mismo argumento a quienes se mantenían entre lineas, con una posición de tibia prudencia, con la monserga de siempre: todo el mundo hizo daño. Al decir lo que dijo Cernuda se hizo el silencio y pocos segundos después nos pusimos a hablar de los dientes de Berlusconi (que eran de leche, por supuesto)

Me gustan las K's

¡salud!

Culturajos ha dit...

Me ha gustado la entrada. No debemos olvidar a todas aquellas personas que en su día fueron construyendo la historia, pues al final todos somos historia o "memoria" como dices en tu texto, si ellas no somos nada. Me apunto los dos títulos.
Pd. En culturajos te he dejado un regalo.
Saludos.
El fumador.

Isabel Martínez ha dit...

Ramón, esta maravillosa entrada sobre Jordi Solé Tura, me la guardo para comentarla tranquila.
Siempre admiré a este hombre, lo consideré íntegro y su imagen se mezcla en mi memoria con los momentos emocionados de la redacción de nuestra Constitución, esa gema tras las infames Leyes Fundamentales.
Tengo que saborear esos vídeos que tu generosidad nos regala.
También sentí su muerte, ocurrida hace tan poquito.
Besos y volveré.

Eastriver ha dit...

María Jesús, gran frase la de Cernuda, cierto. La tibieza no va con nosotros. Disfruta del frío.

Quisque, yo no interpreto así la frase de Cernuda. Yo la interpreto en el sentido de que cierto que se cometieron barbaridades en los dos bandos, pero él las achaca a los mismos, que son los que despertaron la bestia que tenemos todos. Es un poco lo de siempre: cierto que fulanito le tira una piedra a Berlus, cierto que eso está mal, pero caray con el Berlus y sus bailarinas, que con tantas provocaciones acaba sacando lo peor de cada uno. Pues en la guerra lo mismo. Con los peperos lo mismo; tan faltones que levantan la liebre y luego se quejan de que la liebre se ha puesto a correr. Hipocresía en estado puro. Un abrazo.

Mariano José, en esto (y en tantas otras cosas) estamos de acuerdo. La frase de Cernuda es una gran frase. Les cuelga el mochuelo a ellos. Basta ya de todos hicieron cosas malas. Cómo no vas a hacer cosas malas si se levantan y comienzan a fusilar a gente de bien. Un abrazo.

Fumador, me paso por culturajos en cuanto acabe estas líneas. Un abrazo.

Isabel, Solé Tura fue un hombre coherente e íntegro, que luchó y no fue a enriquecerse. Estaremos o no de acuerdo al 100% con sus ideas (yo lo estoy bastante) pero sólo por su integridad ya merece todo nuestro respeto. En una época de chorizos y nepotistas no olvidemos a los buenos, a los que ennoblecen su trabajo.

Laura ha dit...

Perdona mi intromisión .¡ALELUYA AMINATOU A CASA ESTA NOCHE!!!!!
BESOS MILES PARA TODOS .

Mañana entraré con normalidad

soniabaste ha dit...

La de Felipe Sandoval no l'he vista però que maca la de Solé Tura, preciosa la pel.lícula i extraordinari personatge ell. Buscaré l'altra doncs està clar que coincidim en filies i fòbies. Petons molt forts.

Juliette ha dit...

Jo sóc una dona gran, i tot i que plena de vigor i il.lusió li tinc terror al senyor Alzh com diu aquest noi del teu bloc. M'aterroritza la pèrdua d'identitat. Som memòria. Som més coses (carícies, amanyacs, tendresa, però alhora fúria, passió, vitalitat, som prec, paraula, intensitat...) però totes aquestes coses es poden resumir dient que individualmente i col.lectivament som memòria. Preciosa pel.lícula.

joseantonio322 ha dit...

Grande la película de Bucarest, casi un fresco histórico imponente, con el tema del olvido de fondo. Una enorme sensibilidad detrás de la cámara.

Susana ha dit...

Ramon, comparto contigo mi profundo respeto por la figura de Solé Tura. Comparto, contigo y con varios de los comentaristas, la espeluznante perspectiva de que un día Mr. Alzh nos robe buena parte de nuestra identidad, que es lo que alojamos en un aprendizaje emocional que se refiere a lo que hemos vivido y sentido con anterioridad, Alzh vacía, y lo que acaba matando es ya hueco, como esos depredadores que primero chupan la sangre -la vida- y luego ya mastican la estructura.

En cuanto a la guerra... Uummm, no sé, la frase de Cernuda me ha provocado un rechazo inmediato. Estoy contigo en que todo está causado por un mismo bando, que es el que aprieta las tuercas. Pero eso de que "el pueblo es ciego y brutal", así que ni se acerque uno... Pienso que el pueblo es más bien manso, y eso es lo que lo deja dispuesto a poner la otra mejilla. El pueblo no creo que sea brutal, puede que sí lo sean algunas personas. Tampoco creo en su ceguera, más que la que le imprimen quienes manipulan la información porque tienen los medios. Y aun así, recordemos el asalto del pueblo en el 11M. Recordemos la salida a la calle cuando no nos convencieron con sus argumentos sobre Irak. El pueblo es manso y acostumbra a creer lo que le dicen, pero como tantos animales, cuando le arrean demasiado fuerte llega un punto que muerde al amo.

Interesante post el que me tomo hoy con el desayuno. Una abraçada.

Eastriver ha dit...

Laura, de intromisión nada. Los blogs son información inmediata. Leo tu comentario y voy corriendo a ampliar la noticia. Pero la noticia me la trajiste tú. Afortunadamente parece que todo acaba bien, de momento. Pero el problema de fondo sigue, los pobres desgraciados ahí continúan hacinados sin ningún derecho. Acciones como la de esta mujer sirven para poner sobre la mesa la verdad descarnada.

Ai, Sònia, jo ja sé de fa temps que coincidim en filies i fobies... No em sorprèn gens.

Juliette, entenc la teva por perquè és la por de tots. Tots estem fets de la mateixa matèria i per tant ens engoixen les mateixes coses. Pedre la memòria és perdre-ho tot. M'agrada com ho relaciones amb el país, també. Petons.

José Antonio, claro que había sensibilidad a raudales detrás de la cámara. Cómo no iba a haberla si, efectivamente como sabes, dirigía su propio hijo. La poesía está hecha de miedos, de memorias y desmemorias, de anhelos, de satisfacciones... Un abrazo muy fuerte.

Eastriver ha dit...

Susana, compartimos el respeto por esa figura emblemática (Tura) y también la misma interpretación sobre el tema de la memoria. Pero nos separa nuestra hermenéutica sobre la naturaleza humana. Ese bando que aprieta las tuercas consigue despertar lo peor que hay en nosotros mismos. A mí no me cabe la menor duda: a niveles lights pero lo he experimentado. El pueblo es manso pero a la vez capaz de enormes crueldades (el pueblo todo, no en el sentido de pueblo masa... digamos que me refiero al ser humano en general). No pienso que debamos ver el fascismo como un problema externo a nosotros: sería demagógico. Todos lo llevamos dentro y hemos de ser vigilantes. El antifascismo individual es, ante todo, un triunfo en nuestra propia, íntima e ensimismada lucha cotidiana.

Supongo que Cernuda, con esa frase, estaba justificando los excesos que se cometieron. Esos excesos son los que llevan a algunos a decir que se cometieron errores en ambos bandos. Es tremendamente honesto en primer lugar reconocer esos errores aunque luego uno defienda que fueron los excesos de algunos lo que llevaron a despertar el horror que se levantó, también, en nuestro lado. Qué quieres que te diga: jamás podré defender las violaciones de monjas o el horror que se cometió en muchas checas. No me gusta nada eso porque expresa muy bien esa parte "ciega y brutal" que tenemos todos. Pero puedo entender que algunos, con privilegios, insultos, desprecio, mentiras, censuras, coacciones, clasismo, impunidad y orgullo consiguieran que despertara lo peor de mucha gente. Entendida en este sentido estoy totalmente de acuerdo con la frase de Cernuda.

Sea como fuere, querida amiga, hoy tenemos otra cosa que nos une: aceptaron a trámite la ILP. Si seguimos así, y espero que sigamos, te debo una cena. ¡TOROS NO! ¡NO A CUALQUIER FORMA DE MALTRATO ANIMAL! (Me encanta sentirme pancartero)

paula ha dit...

Es una pasada la pelicula sobre el doctor muniz. me gusta por lo qu tiene de epoca, de fotografia de una epoca concreta y muy dura. ademas yo que tengo algo de acrata me senti atraida y aunque hay excesos propios de la epoca la historia es como es. Creo que en el local de la cnt puedes encontrar la peli para quien le interese. Saludos

Laura ha dit...

Hola Ramón, gracias por tu soporte en estos pasados días.
El video de Jordi Solé, ya lo conocía y mi hemana Julia lo conocía personalmente, de militancia y lucha por las libertades, le afectó mucho su muerte.
Para algunos perder la memoria es una tragedia, para otros una bendición. No sé como sería la vida si no pudieramos olvidar...el sufrimiento, el dolor, la humillación; ya digo no se podría resistir.
El cerebro necesita proteger al ser humano y para ello lo aisla, a las personas que padecen cualquier tipo de demencia acariciarlas, besarlas y ponerles música clásica es darles la medicina que les falta.
Atención al sufrimiento, deja su huella en el cuerpo como si "alguien" lo grabara a fuego y por cierto a los animales también los marcan a fuego, en mi casa hay un colage de pinturas taurinas de Picasso con un letrero encima que dice: SI TE GUSTAN LOS TOROS NO APOYES LAS CORRIDAS.Un abrazo

PACO GÓMEZ ha dit...

Ramón, amigo, qué acompañado me siento con tus palabras. Y si lamento y lloro la España que nos trajo muerte y represión, odio y condeno a los que hoy traicionan el alma de mujeres y hombres como Sole Tura.
Un fuerte abrazo.
Paco

Isabel Martínez ha dit...

Por fin, amigo Ramón, disfruté de tu entrada como se merece. Aunque digo mal. No la he disfrutado. Me ha emocionado hasta el tuétano.

Como te comenté el otro día, siempre he sentido respeto por la figura de Jordi Solé Tura. Recuerdo mis tiempos de estudiante de Derecho, cuando tras un examen de Mercantil nos enteramos del 23 de febrero, recuerdo las lágrimas ante el proyecto de Constitución que manejábamos en clase, recuerdo la alegría del fracaso de los golpistas, recuerdo la ilusión por los redactores de la nueva Carta Magna, de la nueva "Pepa" que se fraguaba y recuerdo que entre los esforzados que discutían y trabajaban se hallaba este hombre íntegro e inteligente. ¡Cómo me emocioné cuando murió! ¡Cómo me he emocionado cuando he visto el documental de su hijo! Cuánta historia de España y cuánta memoria nuestra en su figura honrada. (Un escalofrío me recorre, te lo juro).

Pero tu entrada es más densa y abarca mucho, pero que mucho más. El olvido de nosotros mismos...

¡Dios! He llorado con los vídeos de nuestros mayores. Qué homenaje más sincero, al que me sumo. Y sigo llorando. Recuerdo la mente de mi padre, una mente lúcida que se disgregó por un coma diabético que le dejó destrozadas las conexiones neuronales. Recuerdo y lloro. ¡Qué cruel es la vida que no nos lleva de golpe!

Como la emoción me embarga, sólo felicitarte, amigo, sensible amigo Ramón.

Acabo con una frase de una de las señoras que nos muestras, Josefa Bernal: "Creo en Dios, pero creo que tiene mi misma enfermedad, porque se ha olvidado de mí!

Isabel Martínez ha dit...

Y sigo llorando. Me viene a la mente la única hermana de mi madre, una clarisa de cerca de noventa años que tiene Alzh. Cuando me ve, me pregunta, hablándome de usted, que quién soy y si me he enterado que se ha muerto Arín (diminutivo familiar de mi padre).

Raticulina ha dit...

Mi pueblo tenía un Pintor, un Músico, un Actor y un Político (Solé Tura. A su sobrina Montserrat no me da la gana incluirla.)
Sólo nos queda el Actor, los demás se nos han muerto en un año. A los cuatro los pongo en mayúsculas porque son dignos de llevarlas.

Un saludo, emocionada por tu entrada.

emeygriega ha dit...

Qué bonita entrada y comentarios. Gracias, Ramón. Ví este documental en nuestra vapuleada televisora pública, que pasa materiales maravillosos.
Necesitaba compartirlo con ustedes,como te dije esa noche me quedé con el alma estremecida, la guerra fue feroz, pero al mismo tiempo...¡cuánta ebullición política! Como para no tener esos poetas magníficos.

Felicitaciones por los poetas, por los luchadores, por ustedes y sus preocupaciones...¡y por el Barcelona, que le ha ganado a nuestro Estudiantes de La Plata!

Besos a todos desde Buenos Aires, que los quiere.

Como para no tener esos poetas

Eastriver ha dit...

Paula, yo no sabía casi nada del doctor Muñiz, aunque me sonaba el nombre. El reportaje fue un sorpresón: un trabajo excelente que te recomiendo. Un abrazo.

Querida Laura, tienes una capacidad de síntesis que admiro: en pocas líneas pasas de Solé Tura a los toros, atándolo todo. Y como siempre contigo contigo en todo. Qué bueno que nos hayamos encontrado. Es cierto lo de las afinidades electivas. Un abrazo.

Paco, las almas nobles no deberían ser nunca traicionadas. Eso debería ser así, pero la realidad es frecuentemente muy diferente, muy agresiva. El mundo está mal hecho, ni lo dudes. Pero para eso está el consuelo enorme de la poesía. Gracias.

Isabel, hay cosas que yo he vivido de oídas porque yo era muy jovencito, pero te juro que aún y siéndolo mi interés por todo lo social ya estaba más o menos activo. Viví el 23-F con 13 años, enterándome de muy poco, pero dudo que ahora lo viviese de forma más intensa. Siempre me recuerdo comprometido ( a mí manera... a los 13 años uno no sabe qué significa compromiso, aunque seguramente lo intuye) comprometido decía, con la democracia y con el progresismo. Así sigo, enfadado a ratos con los partidos progresistas pero nunca con la ideología progresista, que es a la que sin duda alguna me adscribo (aunque también me enfado a menudo con la progresía demagógica de los grandes titulares... sé que me entiendes). Seguiría charlando contigo sin orden ni concierto, que es como charlan los amigos. Un abrazo. Y yo también me emociono con esos trocitos de vida tuya que nos regalas: tu padre, tu tía... Emocionante la vida. (Por cierto, conozco las clarisas bien. Mi prima tiene una tía clarisa y desde siempre íbamos a visitarla al convento... un mundo fascinante para un niño). Un abrazo.

Raticulina, qué bien que te pases por aquí. Gracias por tus mayúsculas, tus emociones, tus palabras y tus visitas. Un gran abrazo, que te he puesto en la lista de los amigos...

Querida Emey, ver la peli de las injurias fue un poco homenaje a ti, ya sabes... Tuviste razón, siempre la tienes en tus consejos: la película valía enormemente la pena. Ay!, qué haríamos sin nuestras teles públicas, el único reducto de mínima calidad televisiva frente a ese páramo descorazonador de las privadas. Y respecto al otro tema, sí, querida amiga, os ganamos... jeje. Mira, tú sabes de mi simpatía hacia todo lo argentino, etc etc. Pero comprenderás que hoy mi iba con el Barça. Soy tan poco de fútbol que no he visto el partido, nunca los veo. Pero claro, celebro las victorias del equipo de mi ciudad. Además, qué quieres, que estamos más unidos de lo que pudiera parecer, porque tu sabes que con Messi es casi imposible perder... Un abrazo enorme.

Ana Rodríguez Fischer ha dit...

Ramón, recuerda lo prometido... Que me has de pasar el documental de Sandoval (que me perdí en las salas).

Cernuda estaba arrinconadísimo aquellos días (como otros). Trabajó como un burro en el teatro de guerrillas y demás, pero pocos lo recuerdan. (Yo lo sé por Rosa Cahacel, cuya hermana pequeña, Blanca, actuaba con el grupito de Cernuda). A fin de cuentas, los comunarros no admitían según qué depravaciones.
Lo cuenta muy bien la Garro en su librito.
¡Uy! Desbarro.

Mercedes Thepinkant ha dit...

Excelente reportaje. Me enseñó muchas cosas que no conocía sobre personas, tiempos pasados y emociones vividas y reales. Me conmovió en su día y me vuelve a conmover leer tu post.
Gracias
Un abrazo a todos.