divendres, 4 de desembre de 2009

EL TIMO DE LA TELE O LA FICCIÓN DISFRAZADA

Que la televisión es una gran mentira no lo duda nadie. De El Diario de Patricia, donde la gente vende su intimidad por cinco minutos de fama absurda, a una lista casi infinita de programas de realidad aparente. Se rumorea que cuando estos programas de testimonios no encuentran materia prima recurren a actores. Podría ser. El otro día me confirmaron algo que sospechaba: que en un programa de juicios de Telecinco los personajes son efectivamente actores de agencia (si alguien quiere tragarse algún caso, cosa que dudo, que visite la página del programa, De buena ley) . Los responsables no lo esconden (lo hicieron público en la presentación del programa) aunque naturalmente no lo proclaman. Ni media palabra durante la emisión diaria. Lo cual es una forma de engaño. Porque el programa no pasa de ser un teatro pésimo con actores malos bajo la apariencia de realidad. (Recuerdo de qué forma en épocas pretéritas los lectores tomaban por verdad histórica lo que contaban los Libros de Caballerías, aspecto no del todo ficcional en El Quijote. La tele se ha convertido en algo parecido, en una gran ficción disfrazada.)

En estos días se ha hablado mucho en los medios de comunicación españoles del caso de un chico acusado de asesinar a la hija de su pareja. Era inocente. Evidentemente fue crucificado en la plaza pública. Luego se supo que no tenía culpa alguna, que la niña había muerto por un accidente. Actualmente está en tratamiento por la crucifixión pública y por las maneras deliciosas de la policía que, con el fin de que cantara, le mostraron fotos del cadáver de su hija adoptiva. Puede resultar hasta cierto punto inevitable que frente a lo que parece un crimen atroz la sociedad se exalte. Pero que sea la prensa quien lo anime para dar colorido a su crónica es otra cosa muy diferente. Efectivamente, las imágenes de la llegada del chico a comisaria estaban amenizadas por gritos abundantes que lo tildaban de asesino. Luego se supo, porque se escuchó, que el periodista, antes de la llegada del coche del presunto culpable, iba explicando a la gente: "Ahora va a llegar el asesino de la niña. Cuando salga del coche grítenle, insúltenle... ". Y una voz en off femenina le preguntaba: "¿Y qué le decimos?" "Lo que se le ocurra, señora. Asesino, criminal..." Efectivamente, la gente que a menudo tiene poca imaginación repite luego, ya en directo, la retahíla sugerida. En fin...

A otro nivel están los programas de Call TV, programas concurso espantosos que se dedican a engañar. No juegan con los sentimientos: sólo con la pasta. Es indignante, claro, pero tienen su miga. Es una forma casi humorística de observar en lo que se ha convertido la televisión. En la gran mentira oficial. Si son tan chapuceros, qué no harán con inteligencia y sutilmente. Ya sé que a nadie que se pasee por aquí se le ocurriría llamar a uno, pero por si las moscas, aquí van algunas de las estafas más notorias y descaradas de los Call TV.



13 comentaris:

soniabaste ha dit...

O, què fort aixo de Buena Ley, mira que l'he mirat alguna vegada (no m'exiliis del teu blog, pero alguna vegada l'he mirat). Els videos, sobretot el de la noia, son bonissims

Marcos ha dit...

¿De qué nos extrañamos? La prensa acabará también siendo así. El refugio esta en la minoría siempre, ya lo dijo el poeta. Teles pequeñas, diarios pequeños (aunque tampoco diminutos), libros de tirada pequeña, discos pequeños... y luego la red. Lo grande se lo regalo a los concursantes de calltv, primera noticia de que semejante circo se llamaba así.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Tremendos los videos, qué vergüenza. Lo que nadie ha explicado nunca es por qué los diferenets gobiernos, central y autonómico, dan licencias a estas emisoras para emitir.

Y en cuanto a los periodistas... ¡buf! trabajo a menudo con ellos y (excepto los divos) son proletarios puros y duros, con todo el significado que contiene la palabra. Quiero decir que suelen malvivir y se tienen que rebajar a lo peor para pagar el alquiler. Hace bien poco hablaba con un corresponsal de provincias que, para salir adelante, lleva cuatro corresponsalías, y le dije
-Qué, como va el mes
-Fatal -me contestó- si no es porque ayer apuñalaron a un chico en Sabadell, esta semana no cobro.

Es absolutamente verídico. Tenía esta conversación guardada en la nevera para escribir una entrada. (Como una hiena, yo también , a la caza de carroña)

Isabel Martínez ha dit...

Que razón llevas, Ramón. La televisión da asco en muchísimas ocasiones. Publica trapos sucios de gente, real o inventada, que a nadie en su sano juicio interesan; crea alarma pública y se precipita vulnerando la presunción de inocencia. Puro morbo. Pura basura.
Si ese medio tan potente se centrara en su potencialidad educativa y formadora...
Pero parece que lo que mola es lo otro.
Allá cada uno. No veo esos programas. Nunca me han gustado. Me centro en algunas películas, en informativos o documentales.
Un abrazo.

Culturajos ha dit...

Que gran verdad. A veces siento que no vivo en un mundo real, que hay algo más allá de lo que perciben mis ojos. Hace un tiempo dejé de ver la televisión y desde entonces hay algo distinto en el mundo, algo nuevo ¿Es posible que halla vuelto a nacer o por fín he conseguido salir de la caverna?
Saludos.
El fumador.

mariajesusparadela ha dit...

Acabé pensando que dan lo que la gente espera.
No hay espíritu crítico, ni nada que se le parezca.
Pero, ¿y la legislación? ¿no debería haber un código profesional que impidiese esas cosas?

Eastriver ha dit...

Sonia, son bons els videos, sempre des del desencís i l'espant. Fan riure però quan penses que és real, penses que vivim mes que mai en un món de bojos.

Marcos, yo también apuesto por la minoría. A la minoría siempre, frase del gran JRJ que siempre ha generado mi simpatía y mi acuerdo. Me acabas de entregar otra idea para una entrada.

Mariano José, también como María Jesús hablas de legislación, creo que tienes razón. Hay cosas que sencillamente no deberían permitirse. Pero como soy un descreído descomunal de la justicia, me pregunto dónde está la ética personal. Ya no hablo del joven periodista que se alegra del asesinato para poder cobrar, ni del programador que cede su licencia para programas de Call Tv (aunque en este caso más) sino del señor que dice, vamos a hacer un programa para forrarnos y robarles los cuartos a cuatro descerebrados. No sé, no es que vaya de súper ético, pero yo igual no sería capaz de eso. Así nos va a los honestos, por otra parte... El tema del periodista desde luego da para una entrada. O sea que nada de hiena, sigue ilustrándonos!! Bueno, nos escribimos para la cita del día 20, Mariano José el incansable.

Isabel, yo como tú consumo poquísimo la tele, prefiero mil veces internet que me ofrece más oportunidades. En la tele sigo con fruición los informativos, porque me resultan cómodos, y tengo verdadera necesidad de sentirme informado. También algún documental histórico, que son mis preferidos. Y algún programa muy selecto. Las series y el cine los veo descargados de internet, sin publicidad, cosa que seguiré haciendo mientras la niña Sinde me lo permita y no me amenace con encerrarme en la cárcel. Tendría guasa la cosa: yo en la cárcel por descargarme Lost y Millet en la calle con 23 millones de euros en el bolsillo... Por eso me siento tan desengañado de la justicia. Un abrazo, y lo mismo que a Mariano José, estamos en contacto por lo del día 13.

Fumador-culturajos, has salido de la caverna, ni lo dudes. Siento muchísimo, pero que muchísimo, haberte metido de nuevo en ella, ni que sea por unos segundos, mediante mis vídeos espantosos de Call TV. Un abrazo.

María Jesús, sintetizas de maravilla. Por un lado no hay espíritu crítico ni decencia, ni desde luego una legislación adecuada. Pero también es cierto lo que apuntas: le dan a la gente lo que pide. Y ya sabemos qué pide la gente. Saludos.

Irene ha dit...

Es de vergüenza lo de los videos, y tambien lo otro. Todo, todo, no sabría precisar. Cada día pienso más que el mundo entero es de vergüenza.

María ha dit...

Querido, que rabia me da haber dejado mi blog porque me apuntaría encantada a la iniciativa machadiana tan graciosa. Cómo me gusta Machado, querido, y que hermoso que le rindáis homenaje. Ahí estaré, queridos, apuntada como siempre en la cabecera de la manifestación. Me van estas quedadas, ya lo sabes. Y aunque diga poco o nada, yo me doy vueltas afectuosas cada tanto por los blogs de los amigos que sigo conservando desde la distancia. Un abrazo carísimo.
Bueno, y con lo de la tele, es basura querido, pero basura divertidam es la locura del mundo, el aparador del mundo y sus excesos, me parece fatal y a la vez no me parece tan mal. La tele es un espejo del alma colectiva, y te lo digo yo que sé de lo que hablo. Los vídeos son graciosisimos, el pecado no es que se hagan estas mierdas, el pecado es que haya gente tan absurda y graciosa que llama. Kisses

Eastriver ha dit...

Irene, es verdad que hay cosas muy vergonzosas. No lo digo desde una moralidad elevada sino desde la humildad del yo frente al mundo. Allá cada cual, pero como mínimo la mentira debería ser delito.

María, gozosa presencia cuando creía que no volvería a tener noticias tuyas. Tu observas el horror del mundo con diversión desde tu barrera. Es una opción y en algunos aspectos estoy de acuerdo. Pero como acabo de decir a Irene el engaño no me parece elogiable. Si la tele es un espejo, no me gusta lo que refleja. Y soy de los que apuestan por un cierto control frente a los desmanes del mundo. No todo es justificable y no todo debe estar permitido. Pero querida María, aparquemos diferencias y observa como te doy la bienvenida. Te espero el día 13. A ver si te animas y creas un blog menos exaltado que el que tenías.

El Hippie Viejo ha dit...

Hola Ramón! muchas gracias por tus palabras!

Cuenta conmigo para recordar a Machado el día 13.

Respecto a los medios..
aquí pasa mas o menos lo mismo, se perdió la ética Ramón, ese bien tan preciado está falto en el mercado.

sigo tu blog, me llevo tu link para ponerlo en mi blog.

Deseo tengas un hermoso fin de semana!

un abrazo sin fronteras!

Adal

Laura ha dit...

Algunas veces me siento un bicho raro porque en el trabajo comentan cosas de la tele y yo estoy fuera de combate, veo los telediarios y algún programa puntual, en ésta casa siempre hay cosas mas interesantes para hacer.
Hoy estoy esperando a un grupo de amigos, nos reunimos todos los años en el puente para hacer los dulces de Navidad, nueces rellenas, pastelillos de boniato, almendrados, turrones, como verás hemos de partir muchas almendras y nueces, nos tiramos tres días cocinando,comiendo, bebiendo, hablando en la cocina, paseando con los perros y por la noche una peli, como si fuera cineforum, siempre algún amigo trae unas cuantas películas interesantes que se pasaron sin ver.
Haré una entrada en mi blog, pero de momento me mantengo con Aminatou, hasta que ella no llegue a casa yo estaré acompañándola desde mi blog. Un abrazo

Eastriver ha dit...

Adal, sí, se perdió la ética. El proyecto del 13 creo que estará francamente bien, he redactado la int5roducción y también te cito. Estoy pensando qué poner sobre Machado, igual algún fragmento de una carta. Un abrazo.

Laura, ya estás tardando en poner una entrada sobre el fin de semana de los dulces. Me parece tan bonito, tan vital, que la perspectiva de " tres días cocinando,comiendo, bebiendo, hablando en la cocina, paseando con los perros y por la noche una peli" es como para apuntarse inmediatamente. Esto es vida: vida de verdad.Además, es que parece de película, jeje, de película de amigos que se reúnen. Por otro lado qué delicia de dulces hechos con tanto cariño, una hermosa forma de preparar las navidades. Tantas cosas en la vida como para andar perdiendo el tiempo. Te leo con interés para aprender cosas, Laura.