diumenge, 10 de gener de 2010

MEMÒRIA DE LA FESTA DE GRÀCIA


Gracia, en Barcelona, es ahora un barrio pero fue un pueblo. Barcelona en realidad son muchas. Yo mismo vivo en Sant Martí de Provençals, zona montaña. Y con mis padres vivía en el antiguo pueblo de Sant Gervasi. Pero a finales del XIX esa multitud de pueblos fueron anexionados. Lo que queda de ese pasado es el duplicado, y hasta creo que triplicado, del nombre de algunas calles. Queda también el particular trazado urbano. Y también una vida vecinal de barrio que conserva fiestas y tradiciones muy propias.

Gracia, como digo, es un antiguo pueblo que hasta tiene su bandera y que algunos reivindicativos quieren que se independice de Barcelona (no sé por qué están tan mal vistos los independentismos. A mi me caen bien, como me cae bien quien crea que para subrayar su propia personalidad debe aislarse un poco o un mucho. Hasta los barrios de mi ciudad que quieren independizarse me parecen muy sensatos).

La fiesta de Gracia se celebra a mediados del mes de agosto. Tienen ese punto reivindicativo y de izquierdas necesario. Algunos dirán que es una reivindicación de escaparate. Pero yo no les hago caso: está visto que en el mundo hay gente que tiene que encontrarle pegas a todo. La particularidad de esta fiesta es que se engalan las calles. Antes de que algún listo inventara la palabra "temático" ("decoración temática" por ejemplo) los de Gracia sabían de sobra qué significaba. Significaba, por ejemplo, convertir una calle en el fondo del mar, en una discoteca de los setenta o en un castillo medieval.

Algunos veranos voy a recorrer las calles premiadas (porque sí, en eso son poco originales, dan premios y accesits). Pero un año fui accidentalmente antes de hora. Es decir, la noche en que los vecinos salen con sus bocadillos, su papel de embalar, sus quilómetros de cuerda, sus escaleras de mano, su sangría barata, sus plásticos y telas por reciclar, y se ponen manos a la obra. Lo preferí, claro. Y ahora vuelvo siempre la víspera. Es como ver la obra desde detrás del telón. Observar cómo se va montando. Estas fotos y este vídeo son de hace casi cinco meses. Porque ahora que el frío es intenso resulta divertido recuperar la memoria del verano, de las vacaciones y de las noches al aire libre.

20 comentaris:

madison ha dit...

Que gran verdad, cuando me paseo por las calles de Grácia es como si estuviera en un pueblo, las tiendas, mercado, me gusta la calle de Gran de Grácia, puedo pasarme horas observando. Y cómo no, disfruto las veces en que he tenido la suerte de ir al cine Verdi.
Hace mucho que no he vuelto.

mariajesusparadela ha dit...

Los trabajos comunitarios son siempre muy gratificantes, aunque el resultado sea siempre inferior al cariño puesto en ellos. Aun así, compensa.

Pulgarcito soñador ha dit...

A mi no me gustan los independientismos, digo, demasiado. Sin embargo me gustó conocer tu pueblo y su fiesta, ver las fotos y todo ese colorido y emoción que el mundo va perdiendo. Un abrazo.

Isabel Martínez ha dit...

Una explosión de colorido mediterráneo es esta entrada tuya.

Me encantan las fiestas populares, el sabor de barrio, los vecinos en las puertas.

Creo firmemente que, en Barcelona, debieran nombrarte "cronista oficial", o, si existen varios, uno de ellos, porque te entregas con el alma en recrear las costumbres, lo cual es muy loable. A mí me gusta. Me haces descubrir esa ciudad desde otra perspectiva y eso no tiene precio.

Fantásticas las fotografías, los vídeos, todo.

Petons, amigo mío.

Eastriver ha dit...

Madison, cuando estás en Gracia se percibe perfectamente ese aroma casi rural. Es lo bonito. Abrazos.

María Jesús, tienes mucha razón. Pero me gusta ese voluntarismo del final ("Aún así, compensa"). Es que si no tuviéramos ese espíritu creativo todo sería mucho más duro. Un abrazo.

Darío, los independentismos no han de gustar ni disgustar: simplemente se trata de respetar las opciones de la gente, ¿no crees? Y piensa que si vosotros no os hubierais independizado seríais todavía colonia española. Igual entonces te gustaban más. Un abrazo.

Isabel, querida amiga, me gustaría poder mostrarte mi ciudad más en directo todavía... Un gran gran abrazo.

Ciberculturalia ha dit...

Me ha gustado todo lo que nos has contado sobre las fiestas de Gracia. Y tienes razón que la palabra independencia en este país produce como alergía y desata los nervios. Que se tomen un lexatin y que dejen a los vecinos de Gracia hacer y pensar lo que les venga en gana.
El vídeo y las fotos estupendas.
Un beso

soniabaste ha dit...

Me encantan las fiestas de Gracia, soy adicta pero solo un rato, antes que comiencen los episodios violentos que, ayyyyy, siempre aparecen tarde o temprano en cualquier actividad humana. Pero no me refiero a la violencia con- sentido, me refiero a la violencia gratuita de cuatro niños skins que se abuerren y salen a tirar cascos de cerveza.
Tengo Gracia a un tiro de piedra (mala metáfora acabo de poner) y me gusta ir también el día 15 que es cuando plantan la decoración.
Y la independencia, lo que quiera la gente, que aquí todo el mundo opina y nadie respeta. Y mira que no soy independentista, pero cuando se ponen tan fachas te da ganas de decir, pues mira, ahora será que sí. Besitos a todos.

joseantonio322 ha dit...

Me encanta la fiesta de Gracia, las habaneras con cremat, es una costumbre que yo no sabía y que me gustó mucho. Las habaneras son un poco cargantes, pero acabas cantando y sacando el pañuelo y todo (y bebiendo cremat, que está muy rico). Yo no soy catalán, aunque vivo aquí. Desde fuera lo del independentismo lo veía muy diferente. Ahora pienso que cada uno decida con quien quiera estar: que no es un pecado y que debería ser un derecho. Y que no se hunde el mundo ni se va a fusilar a nadie. O sea que si Gracia quiere ser independiente me parece muy bien: igual les va mejor y todo, o sea que quiero decir que igual tiene su lógica que se lo planteen.

Thornton ha dit...

Son fiestas que me resultan muy cercanas, aquí en mi tierra colgamos banderitas y farolillos. No sé si las de Gracia acaban con fuegos artificiales, por aquí, todas. Esa fotografía delante del local de la comisión de festejos es impagable, con sus bocadillos y sus vasos de plástico. Me gusta esta serie de estampas de tu ciudad. Un abrazo.

josep estruel ha dit...

Hola Ramón.
Hace años que no paseo por Grácia, pero en mi juventud había ido mucho por allí. Muchas veces he pensado si aun existe "Las Guitarras" allí conocí a Serrat. Es un barrio fantástico. La de veces que había ido a la Festa Major. Y esto que yo soy de Poble Nou, el millor barri de tots.
Un saludo.

Eastriver ha dit...

Ciberculturalia, muchos deberían tomar lexatín, que me suena a trankimazin. Un abrazo muy grande.

Sonia, de Sagrada Familia a Gracia un tiro de piedra, es cierto. Lo de los skins en Gracia es cierto, siempre hay jaleo a últimas horas. Ves bajar por una calle a los antisistema y subir por la misma a los skins. Y se encuentran en ahi en medio. Es la lástima de estas cosas. Petons. Quina sorpresa llegir-te en castellà!!!

José Antonio, las habaneras no son lo mío, chico, casi nada excesivamente popular es lo mío. Lo digo en el sentido de que no es lo que más me gusta; ahora bien, creo que hay que defenderlo aunque no sea lo que prefieras musicalmente o como hobbie.

Thorton, aquí en general somos poco de fuegos artificiales. En las fiestas de la Mercè hacen un gran piromusical fin de fiesta, eso sí, pero lo de los fuegos no es excesivamente recurrente. Lo dmás igual: farolillos, cervezas y baile. Te puedes imaginar.

Josep, gran barri el Poble Nou, hi vaig treballar tres anys. No me suena Las Guitarras pero me lo imagino perfectamente. Benvingut, Josep.

felicitaslaura ha dit...

Cada vez que cuentas algo sobre tu ciudad, se te ríe todo el cuerpo, lo haces ¡con una gracia, lo del barrio de Gracia ! ja ja ja,farolillos, gentes organizando, banderolas, te imagino con tu cámara en ristre mirando a un lado y otro para no perder detalle, disfrutando del momento y del detalle.

Bonito, muy alegre y pinturero. Besitos.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Si la independencia es para montar una fiesta, yo me apunto. Con los años, mi balcón será independiente de mi calle, y también montaré una fiesta, y al final, la fiesta la haré en mi habitación, con mi amor, en silencio, o escandalosamente, como nos salga, la cosa es ser independientes y festivos: independientes también de las independencias, y de las dependencias.... ¡Visca la festa de Gràcia i els seus veïns, què què collons, què són molt ben parits!

m.eugènia creus-piqué ha dit...

No sabes que no he estado nunca en las fiestas de Gracia ? Me gustaría conocerlas por el éxito que tienen pero ahora viviendo fuera de Bcn ya lo veo más difícil,no obstante eres un guia ideal Ramón, estoy conociendo la ciudad perfectamente siguiendo tus pasos.Gracias.Un petó.

emeygriega ha dit...

Ay, qué lindo, he pasado por ahí!
Disiento contigo en lo de los independentismos, pero ya te estaba preguntando en mi blog tus argumentos pues no estoy segura de ser justa con el asunto.

(Las fotos, maravillosas y el video tambien)

emeygriega ha dit...

Ramón: cómo se llama ese bodegón precioso, clásico, en medio del gótico, a metros de la plaza del Pi, que parece una caverna con mesas largas de madera y los comensales la comparten?

Dios, no me sale. Es palabra aguda de dos sílabas, creo.
He tomado unas sopas con huevo crudo adentro allí, inolvidables.

Eastriver ha dit...

Laura, lo de contar cosas sobre mi ciudad no lo hago ni con una voluntad turística ni por ningún otro motivo que se pudiera pensar. Sencillamente ahí donde voy llevo la cámara. Somos también lo que hacemos. Un gran abrazo.

Mariano José, qué combativo con el tema de la independencia, chiquillo. Decir que tu balcón se independizará de tu calle es una broma sin gracia, es reducir el asunto al absurdo, demostrar que hay algo que te pica y tomarte a broma algo que es sencilla y llanamente una apuesta y una posibilidad, aunque a algunos les joda. Yo no he dicho que sea independentista sino que respeto esa opción, lo cual es muy diferente. Que la respeto, es decir, que no hago chanza con ella. Y pienso, honestamente, que la verdadera democracia pasa primero por el respeto. Y de eso, en esta España que sufrimos, hay muy poco. Igual sí que no sería mala idea... Libertad no es liberalismo: es derecho a decidir, en todo. Seriamente. Y esa sí que es mi apuesta.

Maria Eugènia, que sí, que la festa de Gràcia val molt la pena. És divertida i en certa forma diferent. I a més, les nits d'estiu... que t'he d'explicar! Petons.

Emey, querida amiga, lo del bodegón prometo investigarlo. Pero prometido, prometido, con toda la seriedad del mundo. Y lo de la independencia, querida amiga, es que no hay más que decir. ¿De verdad no estás a favor de que la gente pueda decidir? No me lo creo. Con lo comprometida que tu eres no puedo creérmelo. Un requetebeso.

Lembranza ha dit...

Ay!! que recuerdos, yo viví en la calle Corcega, esquina calle Bailen, recuerdo que íbamos a la discoteca " el trocadero", eran los años ochenta, que recuerdos, También recuerdo las fiestas de Gracia,preciosas, espero que sigan para siempre. Un abrazo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Pues si Ramon, es que es absurdo, y por eso lo llevo al terreno de la broma. Durante un tiempo el tema nacional, de cualquier índole u origen, me ponía de los nervios: una estrategia más de quienes dominan el cotarro para esconder los temas que realmente son importantes. Como siempre, la burguesía poniendo el trapo, del color que sea, para que los que siempre hacen las luchas y nunca ganan nada ( es más, siempre pierden)entren al envite y les saquen las castañas del fuego.

Por eso, con la edad, lo he ido llevando todo al terreno del chiste, porque me hace gracia, y más en estos tiempos, en los que para algunos parece que la independencia sea la arcadia y que todo se va a solucionar siendo independientes. Quizá es que soy un desarraigado, sin patria, y sin más bandera que la de mis compañeros de clase.

En cualquier caso, Ramon, le he perdido el respeto a las independencias, a los esencialismos culturales, nacionales, basados todos en mitos, leyendas y sustentados en la religión y en la sangre estéril, pero no a ti.

¡Salud!

NINA ha dit...

Qué fiesta más bonita!
y qué lindas las fotos!
Me encantan esas fiestas mientras no pasen a ser una muchedumbre de gente apretujada ya sea para caminar o comprar alguna gaseosa.

Desde febrero del año pasado que no voy a una.

Saluti