dissabte, 16 de gener de 2010

OBISPOS

En mi entrada anterior explicaba cómo cuando era niño la ficción me ayudó a abstraerme de un entorno hostil y clerical. Ya no soy un niño y no sé si los tebeos podrían ayudarme como entonces pero estoy dispuesto a probarlo. Porque el entorno sigue siendo hostil por los mismos motivos.

Seguramente no me agreden de la misma forma, básicamente porque la edad, junto con muchos inconvenientes, también te da armas. Además ya dije que aprendí a respirar tranquilamente y a no apartar la mirada con miedo. A denunciar y a protegerme. Pero en ocasiones consiguen todavía escandalizarme. Por curado de espantos que se esté siempre hay una apostilla que te pone los pelos como escarpias. Porque puede que sea cierto que hay frases que los periodistas sacan de contexto, pero también es cierto que hay frases que uno quisiera no haber escuchado nunca.
El Obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, manifestó hace un par de años refiriéndose a los casos de pedofilia en la Iglesia que "hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan." Los que nos quejábamos del silencio vergonzante de la Iglesia frente a tantos casos de pedofilia comprendimos entonces que, frente a según qué declaraciones, mejor callados.

El Obispo de Granada, Javier Martínez, denunció hace unos meses (a raíz de las polémicas declaraciones del Papa) que el preservativo había sido el culpable de la expansión del SIDA en África. No contento con ello ha vuelto recientemente a la carga afirmando que "matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer, porque la tragedia se la traga ella". Nadie le cuestiona que no quiera el aborto: es un derecho. Se le cuestiona el fascismo. Llanamente.

El Obispo de San Sebastián, el polémico y peperizado José Ignacio Munilla, promocionado por Rouco (que también suele estar sembrado cuando habla), impuesto desde posiciones tan centralistas en la diócesis de Donostia, ha comenzado inmejorablemente su pastoral. A raíz de la horrible tragedia de Haití ha afirmado que la situación española es infinitamente peor que la de esas 50.000 personas que han muerto o están muriendo enterrados bajo los escombros.
Alguien se podrá preguntar qué tienen que ver las imágenes de esta entrada con el tema. Por primera vez desde que tengo el blog digo que nada. La ilustro con imágenes aleatorias y sosegantes, para compensar. No me apetece poner ninguna foto de los tres pájaros de los que he hablado. Primero porque no me apetece. Pero también porque mejor no verlos demasiado, mejor no reconocerlos por si un día (cosa harto improbable) uno se los encuentra en el metro o la parada del bus.

Y pienso finalmente en mi amiga Isabel, que se pregona como una desalmada desde su cobijo aconsejable y necesario. Es una desalmada literaria. Una desalmada sensitiva y sensible. Una desalmada de la literatura, de las palabras y de la expresión artística. Los obispos no. Los obispos son desalmados, pero etimológica y rabiosamente. Con ellos no vale la metáfora. Con ellos la realidad se impone para mostrarnos una de sus caras menos amistosas.

28 comentaris:

madison ha dit...

Genial entrada.
Vaya ramillete de desalmados.
A veces me pregunto si de verdad creen eso que dicen.

vivaduracel ha dit...

Lo comparto todo, sobre todo la decencia de no poner fotos de los obispos para no estropear ni ensuciar el tapiz verde esperanza.

María ha dit...

Salgo de viaje ya mismo, querido. Qué improvisación y que locura. Escribo para darte envidia, darling. Espero no encontrarme ningún obispo. Kisses

Felipe ha dit...

Sí es mejor que no hayas puesto las fotos porque me tiraría para atrás.

Munilla era muy consciente de lo que iba a decir ya que comenzó de esta guisa "sé que no es muy acertado..." para después soltar la infamia.

Aunque haya querido rectificar o haya hecho como que rectifica sabía lo de la falta de espiritualidad y Haití.

Nada hay en su descargo porque las palabras no han salido 'con fórceps'como él asegura.

Siento vergüenza de pertenecer a la misma raza que semejante personaje.

Saludos

Culturajos ha dit...

Muy bueno Ramón. La religión, concretamente el clero, son el lastre de la sociedad con su negativa a estudios como la clonación y la aplicación de células madre, etc, etc... Es una vergüenza que estos "personajillos" lancen tales barbaridades.
Siempre huí de sus juntas, no me gustan para nada. Te imaginas que el vaticano destinará todos sus bienes para ayudar a Haití...Cuantas cosas se podrían hacer con ese dinero. No sólo en Haití si no en todas las partes del mundo. Pero claro...al señor hay que atosigarlo con reliquias y bienes no sea que se nos vaya a enfadar...
Un abrazo.
El fumador

Isol ha dit...

Pues uno se queda mudo ante las declaraciones de los obispos,o mejor dicho calla porque lo unico que puede salir de nuestra boca al escucharlos es palabrotas y más palabrotas!
No sé porque dicen estas barbaridades si saben que están en un error gigante,que atentan contra el sentido de humanidad,de respeto y de tolerancia que todos tenemos,una persona con dos dedos de frente no opina así,es incoherente con la propia doctrina de la iglesia,si creen en Cristo no pueden apartarse tanto de Cristo,son una vergüenza,a mi no me representan.Me gusta tu blog es la primera vez que vengo, te ví en el blog de Josep y en grito de lobos,un abrazo

El Hippie Viejo ha dit...

el pan de cada día que consumen es la hipocresía estimado Ramón,
es un verdadero disparate lo que confiesan con total impunidad.
(lo de la pedofilia es inadmisible)
Pido perdón si hiero a alguna persona pero no esa mi intención solo digo lo que pienso de estos personajes que tan poco apego tienen a lo que El Maestro les enseñó y nos enseñó.

te dejo un abrazo Grande con los mejores deseos!

Adal

Eastriver ha dit...

Madison, qué alegría verte por aquí. Sí, desalmados, pero en el mal sentido. Un abrazo.

Rafel, agradable manera de mirarlo lo de tapiz verde esperanza. Me lo apunto.

Marís, a parte de entrar para darme envidia podrías entrar para otras cosas. Pero tú sabes que me encanta no perderte de vista. Que lo pases bien. Un graaaan abrazo.


Felipe, lo de los forceps no se aguanta. Sí, van a piñón fijo, son unos perversos. Pobres donostiarras, pobres vascos, tragando todo el día provocaciones de todos lados. Qué horror. Gracias enormes por visitar este blog, te sigo desde hace tiempo.

Fumador, totalmente de acuerdo. Tenemos que defendernos, por salud e higiene mental. Un abrazo.

Isol, procuraré conocerte también. Coincidimos en las denuncias y en un modo general de verlo todo. Qué bueno conocerte.

Adal, no debemos, pienso, pedir perdón por decir nuestra opinión Ellos, los que insultan, los que provocan, los que a pesar de todo viven como quieren apartando a los otros como si fuéramos moscas, no piden nunca perdón. Nosotros tampoco. Respetuosos pero contundentes. El mundo no es de ellos; el mundo es de todos. Un gran abrazo.

El Hippie Viejo ha dit...

sabes que pasa Ramón
pido perdón porque no soy católico, solamente por eso
no está en mí que alguien se sienta agredido por lo que digo....aparte con este acto quiero distinguirme de ellos.

Saludos

josep estruel ha dit...

Hola RAMÓN.
Pues lo siento en el alma pero yo si pongo fotos de todos ellos. Sea Rouco, Cañizares o este otro de Donosti.
Lo único que no hago es ponerles un número en la solapa. Será porqué van con sotana.
Y que conste que no solo lo hago con estos "personajes", también están las caras de aquellos que su blog es de alguna clínica particular -células madre- donde: "AQUÍ NO SE PERMITE NADA QUE LA IGLESIA NO ESTÉ DE ACUERDO" (PALABRAS TEXTUALES)

Una abraçada.

Ciberculturalia ha dit...

Los obispos y similares de la santa madre iglesia, van de disparate en disparate... pero no se arredran y siguen ofendiendo a la inteligencia, y a la ética por cierto.
Buena entrada y buene elección fotográfica así compensamos un poco...
Un beso

joseantonio322 ha dit...

Yo también levanto mi voz contra estos obispos que nos avergüenzan. Visto así juntito, como lo pones tú, uno detrás de otro, resulta todavía mas terrible.

Isabel Martínez ha dit...

Queridísimo Ramón, cuánta razón llevas para enojarte con esos facinerosos, rabulillas y desalmados en todas sus facetas cotidianas.

Jamás fueron de mi agrado las jerarquías eclesiales, así que te agradezco no ver sus jetas. Prefiero esos azules relajantes, más adecuados al alma que las palabras sin alma de tantos monseñores.

Por último, decirte que me he sonrojado al final. Gracias por citarme de esa forma. Muchas, pero que muchísimas gracias. Me alientas de lo lindo en mi inseguridad literaria. No puedo más que agradecertelo.

Pulgarcito soñador ha dit...

Sobre esto, es muy interesante la película La duda. Un abrazo.

mariajesusparadela ha dit...

Ole, ole y ole...también por el remate.

felicitaslaura ha dit...

Son las caras menos amistosas y mas obscenas del panorama nacional.
Las personas ligadas a la iglesia institucional no se escapan al momento actual del vale todo.

Como en la época de la famosa inquisición utilizan el poder y el miedo para abusar. Y abusan desde todos los poderes, políticos, económicos e individuales.
Las declaraciones en sí mismas ya entrañan delito, porque agreden a la mujer, al ser humano en general cuando hablan del SIDA y sobre todo encubren delitos penales cuando se habla de abusos sexuales.

Me considero cristiana, en cuanto a seguidora de Cristo, pero en nada cercana a esta iglesia abusadora y sometida a los poderes, de los que participa activamente.

Y siempre digo lo mismo cuando hablamos de cualquier tipo de abuso, tenemos la obligación de PARAR EL ABUSO Y REPARAR O AYUDAR A REPARAR LOS DAÑOS.

Un abrazo fuerte

Culturajos ha dit...

Jesús, según recuerdo de la catequesis, eligió a sus discípulos de entre lo "peor" de su sociedad: prostitutas, cobradores de impuestos y profesiones por el estilo. Ahora, en tiempos distintos, siguen las mismas varas de medir, eligen entre lo más granado, sobre todo para los puestos de mando. Que Dios los perdone.

No desapruebo la labor de los trabajadores humanistas que visten hábitos, pero sí la de los políticos o buscadores de poder que escogen el camino de la religión para conseguir sus fines.

En fin, el poder corrompe e idiotiza. Amen(drugos no hay quién les gane)

Salud. Quisque

Eastriver ha dit...

Adal, ya veo que no eres católico, pero incluso serlo está muy bien, no pasa nada, es un derecho. Yo siento mucho la vergüenza de muchos católicos de bien frente a tantos desmanes de la jerarquía. Afortunadamente no todos los católicos piensan igual que esta pandilla: los hay que están a favor de los derechos de los gays, del ordenamiento laico del estado, de no interferir en las decisiones políticas del pueblo. Incluso los hay que están de acuerdo con el aborto. O sea que no todos piensan lo mismo. Un gran abrazo.

Josep, me dejas de piedra con lo qu dices... Bueno, lo de no poner fotos era básicamente por "mandra", me daba pereza comenzar a buscar a estos pájaros. Pero he puesto otras fotos vergonzantes, no pasa nada. Sólo que con las de estos individuos, mira, no me dio el punto. Una gran abraçada...

Carmen, somos muchos los que vemos y nos sonrojamos con estos disparates. Son disparates que hacen daño, cada vez menos afortunadamente, pero es verdad que durante muchos años la Iglesia ha hecho mucho daño creando traumas y mentiras, obligando a ocultar, favorenciendo desmanes. Siento que ahora tienen menos poder y no sabes cuánto lo celebro. Gracias.

José Antonio, es verdad que puestas juntas las palabras son de escalofrío. Pero también es cierto que no son palabras que se hayan dicho con años y años de separación. Desde el 2007 hasta ahora, me parece un verdadero record del despropósito.

Eastriver ha dit...

Isabel, coincidimos en eso y en muchas otras cosas (por ejemplo, en nuestra admiración y entrega por San Juan y su poesía indiscutiblemente excelsa). Lo de citarte es obligado. Suelo hacerlo a veces con todos los blogs que sigo y que considero imprescindibles. Cuando ética y estética se unen (deberían siempre ir unidas, ya sabes lo de "nulla aesthetica sine ethica", ¿se escribe así?), decía que cuando ambas van unidas solo queda aconsejar a todos que se pasen por esa casa. Es celebrar el gozo.

Darío, no conozco La duda pero pienso bajármela. Te comento. Un abrazo.

María Jesús, un abrazo muy intenso, Paradelinha.

Laura, coincido plenamente contigo, sobre todo con ese final. Eso significa: no es suficiente con detener el error y el horror; debemos también paliar sus efectos. Tus palabras, una vez más, van más allá.

Quisque, tienes toda la razón. Bolonia te sienta bien. Porque es verdad lo que dices sobre todo en el segundo párrafo. Hay sacerdotes que buscan solo medrar, que la Iglesia no es más que un medio. Supongo que estos son los peligrosos. (Cabría decir o preguntarse también qué tipo de educación tuvieron estos pobres, generalmente una educación castrante que les llevó algunas veces a esos barrizales desde los que se dedican a ensuciar a los otros). Un abrazo.

soniabaste ha dit...

Hi estic del tot d'acord, home, que és vergonyós de la manera en què ens prenen el pèl a tots plegats. Perquè a aquests insensats els paguem la mensualitat entre tots. Té pebrots la cosa.

Thornton ha dit...

Este tebeo de los obispos, sí es un tebeo de risa. Qué verguenza.
Si por ellos fuera, estaríamos en la edad media.
Me sumo al guiño de Isabel, esta desalmada tiene mucha, pero que mucha alma.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

Soy pausada y paciente mi querido Ramón pero creeme que el clero desde la base hasta los más altos logra sacarme de mis casillas, estos tres pendejos no tienen vergüenza ni saben nada de la vida, tendrían que taparles la boca con un celo que no pudieran quitarse en su puñetera vida.Un abrazo.

Camino a Gaia ha dit...

A veces, uno piensa que las cosas han cambiado algo en la iglesia desde la dictadura, pero ¡por la boca muere el pez!
Supongo que para la religión, basada en dogmas, en pastores ideológicos y rediles sin salida:
“El peor de todos los males con certeza es no saber ya qué es moralmente bueno y qué es moralmente malo”
Es algo simplemente consecuente, porque las dudas llevan a las preguntas y las preguntas al razonamiento y el razonamiento al fin de la religión.
La religión no está preparada para el razonamiento, por eso se ha calzado como un guante las dictaduras.
Cualquier cosa menos disidentes, cualquier cosa menos razonar.
Lo curioso es que las respuestas están en la propia biblia, en el nuevo testamento:
-No juzguéis y no sereis juzgados.
-A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.
-Es mas fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos.
-El que se halle libre de pecado que tire la primera piedra.
-Las citas sobre los hipócritas: no me caben.
-Las bienaventuranzas: la antítesis del apego al poder.
Cuando uno lee estas cosas no puede menos que preguntarse: ¿Que es lo que ha perdido la iglesia: la fe o la vergüenza?

Eastriver ha dit...

Sonia, tan indignada com jo mateix. Sí que té pebrots la cosa, sí.

Thorton, el tebeo de los obispos es una mala versión costumbrista.

Eugènia, también soy paciente, pero hasta un cierto punto. Hay cosas que me indignan: una de las que más, la hipocresía. Es por eso, en el fondo es por eso...

Camino a Gaia, ¿cómo te llamo?, gracias por esa recolección de frases, ahí sí que hay verdad y no en lo que dicen los de ahora. Esta Iglesia está llena de mercaderes que negocian. Cristo también sabía qué era la rabia... Un gran abrazo.

Raticulina ha dit...

Tremendos comentarios. Me dan asco, literalmente.

Os dejo una web para quien quiera desligarse de ese hatajo de buitres: www.apostasia.es

Un abrazo

RGAlmazán ha dit...

Esta gente en vez de ir de oca en oca van de disparate en disparate. Y les encanta el poder terrenal.
Lo de desalmados se queda corto. Lo que pasa es que es una institución que cada vez tiene menos adeptos, no hay más que ver como están los seminarios y los templos. Eso sí, tienen fanáticos dispuestos a seguirles siempre y un gobierno que les da recursos para que le ataquen.

Salud y República

fritus ha dit...

Hola East..

Estoy convencido de que en la Iglesia Católica pasa como en muchas empresas multinacionales. Cuanto más hijoputa sea un individuo, más posibilidades tiene de ascender en el escalafón jerarquico.
Estoy convencido de que ahora, en Haití,( y en cientos de lugares de eso que llamamos tercer mundo) hay sacerdotes y misioneros católicos realizando tareas de solidaridad a pie de calle, pero a éstos no los ascenderán...para entendernos, son los peones de la línea de producción.
Quienes toman las decisiones, y quienes en los últimos 40 años han borrado los rastros de ese buen intento que se llamó Concilio Vaticano II para llevar a la iglesia hacia posiciones del siglo XVII, son otros. Woyltila y Ratzinger se han rodeado de los acólitos más fachas posibles, y el Opus Dei ha ganado peso y fuerza dentro de la estructura católica.

El tal Rouco es doctor en Teología. Y se doctoró con una Tesis sobre” relaciones entre Iglesia y Estado en el siglo XVI”. Más claro agua. Voy por rutas imperiales,...Viva el Concilio de Trento. Pues eso. No es que añoren el franquismo, que también...añoran el tiempo en que casi churruscan a Galileo y le condenaron a reclusión de por vida y a la prohibición de toda su obra.

Si por ellos fuera....

Un abrazo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

No sé si seguís a un genio del humor que se llama Juan Carlos Ortega. Tiene una sección, los viernes, en el programa 'La Ventana' de la SER. El otro día estuvo, como siempre brillante. Presentó una máquina de pesar. El puso en la balanza de la máquina 100.000 muertos y nuestra pobre experencia espirirtual. La máquina resolvió que pesaban más 100.000 muertos que nuestra pobre experiencia espiritual. Después hizo la misma operación con 50.000 muertos y nuestra pobre experiencia espiritual, y la máquina resolvió, de nuevo, que pesaban más los muertos que nuestra pobre experiencia espritual. No contento con esas dos pruebas, puso en un plato de la balanza un sólo muerto y en el otro nuestra pobre experiencia espiritual. La máquina dijo que seguía pesando mucho más un muerto que nuestra pobre experiencia espiritual. Ortega, finalmente, puso en un compromiso a la máquina y colocó en un plato de la balanza nuestra pobre experiencia espiritual y en el otro plato nada. La máquina dijo, con voz futurista: ahora el peso está equilibrado. Se hizo el silencio, un silencio valorativo, radiofónico y, al poco, Ortega dijo: " para acabar con la sección de hoy, leeré un fragmento del Evangelio, el libro que sigue y predica Monseñor Munilla: Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos será el reino de los cielos"

¡Salud Ramon!