diumenge, 9 de maig de 2010

MUERTE DE UN MILICIANO (1/5): HISTORIA DE UNA FOTOGRAFÍA MÍTICA

La fotografía de Robert Capa que encabeza esta entrada es seguramente una de las fotografías hechas en España más conocidas del mundo. En ella podemos ver lo que aparentemente es la muerte de un miliciano; concretamente el instante mismo en que el miliciano es alcanzado por una bala.

Una foto tan oportuna despertó necesariamente la inquietud y la sospecha de muchos. Durante largo tiempo se habló de esta fotografía excelente, y yo seguí a través de los medios la información sobre la foto del miliciano abatido. La foto que se considera el inicio del fotoperiodismo bélico.

La fotografía en cuestión se publicó el 23 de septiembre de 1936 (mes y medio después de iniciarse la guerra). Su autor defendió siempre que había sido realizada el 5 de septiembre en Cerro Muriano, Córdoba. Puesto que con los años comenzaron a circular otras imágenes hechas en la misma jornada, con una serie de milicianos, algunos fingiéndose muertos, jugando y saltando otros, entre los que estaba el de la foto, circuló pronto la tesis que la foto en cuestión se trataba de un montaje.


Robert Capa, que tenía 22 años en aquel momento, hizo la famosa foto desde el interior de una trinchera. Su biógrafo reconoció que efectivamente el fotógrafo había realizado el reportaje sobre los milicianos, fotografiándolos mientras saltaban trincheras, mientras fingían combate y mientras caían falsamente muertos, cuando de repente una bala apareció inesperadamente y mató al protagonista de la foto. Capa lo explicó con palabras parecidas: "Estábamos de buen humor. Bajábamos corriendo la ladera y yo también me puse a correr, pero de repente todo era real". De esta forma se validaban tanto las imágenes de los juegos como la imagen emblemática de la muerte. Pero la sospecha estaba ya en el aire. Dependiendo de esa sospecha la obra pasaba de obra maestra del fotoperiodismo a obra maestra de la propaganda. Encima y debajo de estas líneas se pueden ver algunas de las fotos de los milicianos jugando, fingiéndose muertos o corriendo por la ladera de Cerro Muriano.

Los cuestionamientos sobre la validez de la fotografía continuaron. Hasta hace muy poco no se ha conocido el final de esta historia.
(Continuará)

24 comentaris:

Anna Jorba Ricart ha dit...

Hace poco creo recordar que se encontraron muchas fotografias inéditas de la Guerra Civil Española adjudicadas al legendario reportero de guerra Robert Capa...
Estaré pendiente de tus explicaciones...
Gracias.

mariajesusparadela ha dit...

Esperaremos.

Pulgarcito soñador ha dit...

Y ahora que el periodismo está tan cuestionado (y con razón), la foto se torna un tema presente: la ética periódistica, los límites. Aunque debo admitir, soy un poco fantasioso, y prefiero creer que esta foto es real.
Un abrazo.

Fackel ha dit...

Creo que el mismo Capa solía decir a sus amigos y a los jefes de los medios para los que trabajaba que en la guerra de España no era necesario fantasear y hacer ficción con las imágenes; que lo que sucedía ya era por sí mismo bastante documento fotográfico.

Reproduzco un texto de François Maspero de su libro "Gerda Taro, la sombra de una fotógrafa":

"Raymon Depardon observa, y me parece bien visto, que nada obligaba al fotógrafo a disparar en conrapicado, es decir, desde abajo del miliciano, salvo que estuviese en la posición descrita: la de alguien que se protege como puede en una trinchera y levanta el brazo para disparar por encima de su cabeza para evitar que le dé una bala, como si fuese un conejo en una cacería"

Salud, hermano Ramón. El asunto da para debates más amplios sobre en lo que se ha convertido la fotografía en general y la de guerra en particular. De momento, espero tu segunda parte.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Sea como fuere...

AROBOS ha dit...

Interesante historia la que inicias hoy. Me gusta el tema, así que estaré atento a tus siguientes entradas. Algo he oído hablar sobre esta foto y la polémica que entorno a ella se ha creado.. Un saludo.

Ciberculturalia ha dit...

Es la fotografía mas polémica, más discutida y debatida del fotoperiodismo y sobre la cual han corrido ríos de tinta.

Me espero a leer el final porque me temo que hay varias versiones de ese final.

Un beso

Maripaz Brugos ha dit...

Sí, siempre ha existido la duda de si era real o ficticia. Espero impaciente el resto de la historia.

Muy interesante.

RGAlmazán ha dit...

Yo creo y quiero creer que es real. Si no se desmitificaría un mito, y no me gustaría.

Salud y República

josefina ha dit...

Yo se de otra historia de un MAQUI, que dos cazadores encontraron herido y les pedia ayuda y le dispararon. Esas cosas se callaban en los pueblos.
Un abrazo

Montserrat Sala ha dit...

Hola: He sentit a parlar molt d'aquestes fotografies. Semble ser que eren montatges, igual que amb una altra ben famosa la que pujen la bandera una colla de soltats al capdemunt d'un edifici. La foto es preciossa però completament irreal.
L'ingeni es cosa de sempre.
Salutacions.

Cecilia Alameda Sol ha dit...

Hay un hecho incuestionable: Capa estaba con los milicianos en el campo de batalla. En un sitio donde las balas volaban en uno u otro momento del día. Eso ya tiene su mérito. Hoy día se narran las crónicas de guerra desde los hoteles, viendo la tele. Incluso sabemos del caso de un supuesto reportero en la guerra del golfo que no mandaba crónicas, pero todos los días salía una crónica suya, firmada con su nombre, que se escribía en la redacción de su periódico.
La diferencia con Capa es notable.

Mercedes ha dit...

Genial fotógrafo Robert Capa, independientemente de la controversia. Habrá que esperar a conocer los hechos reales. Sea como fuere, ojalá no se hiciesen nunca más fotos como estas, sería buena señal, ¿no?
Hasta pronto.

MAMÉ VALDÉS ha dit...

Sea o no real, esta foto forma de la historia, y como esta (supuesta muerte) ocurrieron miles y esas todas fueron por desgracia verdaderas, un saludo, (vi hace unos años una exposición de ROBER CAPA en Córdoba y por supuesto estaba esta foto).

Eastriver ha dit...

Si, Anna, no hace mucho se encontraron unas maletas con material inédito. A partir de ahí se pudieron saber muchas cosas. Un abrazo.

Pulgarcito, es cierto que esta foto pone sobre la mesa temas diversos como la ética, los límites de lo fotografiable, el valor del documento y la mera curiosidad malsana...

Fackel, no conocía la cita pero está claro que se sitúa en la línea de quienes defienden la autenticidad. En cualquier caso el arte es siempre impostura, y a veces hay mentiras que son tan verdad como la verdad misma. En el fondo poco importa, aunque siempre ha despertado en mí enorme interés esta fotografía. Un abrazo.

María Jesús, Arobos, Mariano José, gracias como siempre por pasaros. Un abrazo.

Carmen, no creo que hoy por hoy existan diversas versiones de ese final, creo que todo ha quedado bastante claro. Pero por otro lado como siempre ocurre ante los iconos, supongo que es cierto que siempre continuará interesando y generando visiones opuestas.

Eastriver ha dit...

Maripaz, es cierto que como digo desde siempre la polémica ha acompañado a esta imagen: la duda de su autenticidad. Un abrazo.

Rafa, eres un romántico, ya veo. Pero tienes un poco de razón: parte del mito se perdería. Un abrazo.

Josefina, la historia que nos traes, tan desgarrada y tan desnuda me ha dejado sin palabras. Parece un cuento tal como lo cuentas. Un microrrelato. Y sin embargo, por desgracia, fue tan real en algunos pueblos como tú dices, y la gente tenía tanto miedo...

Montserrat, no sé ben bé quina foto de la bandera a dalt d'un edifici vols dir, com no sigui la de la plantada de la bandera nortamericana a Iwo Jima, una foto de Joe Rosenthal i de la qual també es va especular que no fos real del tot.
diumenge, 09 maig, 2010

Cecilia, es totalmente cierto. Gerda y Capa vivieron la guerra en primera persona, la misma Gerda murió en Brunete. Pero es cierto que existía también en ellos un compromiso político evidente. De todas formas es cierto que el periodismo actual ha perdido en buena medida este elemento y lo que es peor, ha derivado hacia el espectáculo.

Mercedes, lo que tú dices sería efectivamente lo ideal. Que todas las controversias del mundo fueran controversias más edificantes y en paz. Un abrazo.

Mame, tienes toda la razón del mundo. Independientemente que la foto sea real lo indiscutible es que tantas muertes sí lo fueron. Desde ese punto de vista la foto de Capa es un símbolo del horror, de algo que ocurrió ciertamente y donde murió muchísima gente, y lo seguirá siendo.

Txema ha dit...

La foto del soldado soviético encima del Reichtag está retocada, la de los marines en Iwo-Jima es una segunda versión. ¿Y qué? Eso no cambia para nada los hechos.

un saludo

tula ha dit...

Montaje o no, quizás la foto consiguió su cometido, el de llamar la atención sobre una guerra ideológica y de poder.
un abrazo.

Dilaida ha dit...

Es una historia muy interesante, deseo que sea real porque después de tantos años creyendo la historia.
Esperaré a ver que pasa.
Bicosw

Antonio ha dit...

Bueno, yo me quedo a la espera de que me aclares esos diversos rumores sobre la foto y me conduzcas a la verdad, aunque caiga el mito.
Un abrazo

Adal El Hippie Viejo ha dit...

no conocía esta imagen estimado Ramón,
por cierto
ahora has dejado la intriga en el aire.
Pendientes estamos de las próximas secuencias.

te dejo un abrazo amigo

Adal

Montserrat Sala ha dit...

No sé el nom del fotògraf pero segur que la coneixes. Es de la 2ª Guerra mundial. La que sí es de veritat i va eser un premi molt importat de fotoperiodisme es la del bebé que te aprop d'ell (ajagut a terra) un au de rapinya enperant que deixi de respirar. Hem va impactar tant, que encara ar quan hi penso, s'hem pose la pell de gallina. també n'hi ha una altra de famosa que és la nena que fuig del foc enemic en la guerra del Vietnam.

Cornelivs ha dit...

Ojala...nunca mas se puedan hacer fotos asi, amigo.

Saludos.

sunsetmovies ha dit...

hola

os dejo aquí un corto reciente que viene de perlas con el tema :)

http://www.youtube.com/watch?v=zYkU9OlY4u8

un saludo