dilluns, 9 de novembre de 2009

LOS BURROS SE RÍEN

(Y que nadie le busque la lectura moral)

10 comentaris:

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Quedarían la mar de simpáticos sobre ellos los cuatro jinetes del apocalipsis; los mosqueteros; los del anillo de Tolkien; el bueno el feo y el malo... mmm...y el que sobra para el Capitan Alatriste

Susana ha dit...

Pues, mira, me encanta la imagen de un animal (el que sea) riéndose. De hecho, creo que mi afinidad especial por delfines y por patos tiene que ver con que siempre sonríen. Si hay algo que supone una alegría para algún animal, probablemente también lo es para mí. Magnífica y reconfortante foto!!

Eastriver ha dit...

Mariano José, jeje, serà por lo de "tants caps tants barrets" que en esta entrada te encuentro especialmente utilitarista. De todas formas esa ironía me encanta. Un abrazo.

Susana, a mí también me encanta ver un animal riéndose. O enfurruñado, como una personita medio enfadada. Pero sonriendo son mejores. No me digas que no son bonitos los burros, con la mala fama que tienen. Son unos burros de mi pueblo, a los que íbamos a dar comida cada día. Llegaban corriendo desde el otro lado del prado cuando nos veían acercarnos a lo lejos. Me divertía verlos llegar. Y un día me di cuenta que me divertía verlos llegar porque estaban sonriendo. Tal cual. Así que al día siguiente me llevé la cámara y disparé. Efectivamente sonríen. Porque nos habíamos hecho amigos. Una abraçada.

Irene ha dit...

¡Qué lindos burros! Me cuesta comprender esa categorización de los animalitos, aquí el caballo qué noble, aquí el burro qué burro. Reivindico al burrito que sonríe, porque no sonríe desde la tontería sino que lo hace desde la complicidad.

Jaume ha dit...

Us ben juro que els animals riuen, si has estat en contacte captes perfectament les cares, les expresions... fan cara de riure, d'estar enfadats... inclus els animals que menys ho diries, com les vaques que és un animal que m'agrada molt. Els dofins tambe riuen i els anecs, i les oques, en podeu estar segurs.

Eva ha dit...

Una bonita entradda que tanto me ha gustado,. aunque tiene poco texto, peró lo que dice es bien verdad. Aunque yo pfrefiero los perros.

Pan ha dit...

Pues la he tenido que mirar varias veces, y sí. Parece que esten posando cual foto de grupo. Se lo diré a mi abuela, solía tener un establo en los bajos de su casa. Aunque la imagen de los 4 jinetes del apocalpsis también tiene su qué.
Saludos

PÁJARO DE CHINA ha dit...

Los burros son preciosos, como los chanchos, aunque no tengan buena prensa. Esa risa es un signo de su inteligencia.

Ahora mismo pienso qué ha hecho de ellos la literatura y no se me ocurre nada más que el Platero de Juan Ramón Jiménez, que parece que fue escrito por su esposa (la de Juan Ramón), según leí hace un tiempo (¿escuchaste alguna vez esto, Ramón).

Si algún día termino un libro de poesía para niños que estoy escribiendo, te voy a robar esta foto y después te pido permiso. Y vos me vas a decir que sí, seguro. Pondré el nombre del autor, prometo.

Ah, sí, a la literatura la compensa largamente el cine ... "Au hasard, Balthazar", de Bresson. Si la viste la recordarás. Si no es así, los dos estamos a tiempo. De verla por primera vez. Películas así siempre se ven por vez primera.

Un abrazo fuerte.

mariajesusparadela ha dit...

Si que se rien los burros, los caballos también. Y yo tuve una perra sorda (completamente sorda, fue el reto más difícil al que me enfrenté con animales, porque para que acudiera a la llamada, tenía que ponerme ante sus ojos) que se reía. Pobrecita: había pasado un hambre terrible y cuando le daba la comida, además de mover el rabo como un ventilador loco, echaba atrás los labios y enseñaba los dientes...nunca comió antes de haberme dedicado una sonrisa.
Fué una época en la que yo no hacía fotos y no tengo ninguna demostración de lo que digo. Tampoco tengo la imagen de las ocas, ni de mi único gato, siguiéndome como un perro, sin perderme de vista. Fotos físicas no tengo. Pero están vivos en mi corazón.

Ana Rodríguez Fischer ha dit...

¿Y las burras?
Porque yo me reí mucho con Stevenson y sus "Viajes con una burra"... por la región de las Cevennes francesas, allá por 1879.
Kisses!