divendres, 6 de novembre de 2009

BARCELONA REVOLUCIONARIA

Cuando el pasado mes de abril Ana Rodríguez Fischer hablaba en su blog del libro Barcelona rebelde me sorprendí por la "casualidad" ya que yo me encontraba leyendo el mismo libro. En cuanto comencé a leer la entrada de Ana descubrí que, en realidad, no se trataba del mismo libro.

El de Ana era Barcelona rebelde, que a raíz de su blog leí también divirtiéndome mucho. El que estaba yo leyendo en abril de este año era el otro, La Barcelona rebelde, y es de este último del cual quiero hablar ahora. Apuntar tan solo que tanta rebeldía barcelonesa en abril del 2009 no hacía más que preparar la efeméride que iba a llegar en julio, el aniversario de tanta iglesia quemada, de tanto convento convertido en ceniza, y de tanto cura y tanta monja caídos con sus edificios emblemáticos en aquella semana que se decidió calificar de trágica. Pero ya hablé de todo ello (en dos entradas, una y otra), y ya lo justifiqué también. Vuelvo a la Guía de una ciudad silenciada, que tal es el subtítulo del libro del cual me ocupo.
Tras unos capítulos iniciales recorriendo la trayectoria revolucionaria de mi ciudad el libro se convierte en una verdadera guía. Barrio a barrio se van recorriendo los puntos calientes de la actividad rebelde. Un pequeño mapa inicial fija esos puntos. A los espacios evidentes y sabidos (Montjuïch, la Canadiense, la Maquinista, la España Industrial, el Camp de la Bota, las Ramblas, la Modelo) se suman otros menos conocidos (en el Parque Güell, por ejemplo, tuvieron lugar en 1977 las Jornadas Libertarias promovidas por la mítica revista Ajoblanco; diferentes espacios okupados como Kan Pasqual, en Collcerola, el Cine Princesa o la Kasa de la Muntanya, en el Guinardó; o barrios periféricos con luchas emblemáticas como Roquetes o la zona del Besós). También personajes, desde los más evidentes (Ferrer i Guàrdia, Facerías, el noi del sucre, Lola Iturbe, Durruti, Andreu Nin o Jean Genet) a otros que sorprende que tuvieran algún tipo de relación con Barcelona, o en algunos casos uno había oído hablar pero había olvidado (Emma Goldman, verdadera gurú anarkista; Arthur Cravan, el boxeador-desertor o Teresa Claramunt).
En tiempos en que lo más destacado de Barcelona es el hotel Vela y el personaje más comentado un Félix Millet forrado y protegido, resulta edificante recordar que existe otra historia y que, a pesar de los pesares, está en ésta.

16 comentaris:

mariajesusparadela ha dit...

Los que somos de fuera también sabemos de la otra historia...ésta, desgraciadamente está generalizada...no es solamente Barcelona, ojalá lo fuera.

Ana Rodríguez Fischer ha dit...

Querido Ramon:
De las Jornadas Libertarias del 77 en el Parque Güell, hay que hacer un libro, como ya te he comentado muchas veces. Hay testimonios preciosos, de escritores que.... Últimamente hasta Mendoza las recordaba.
Y bueno, de la Kasa de la Muntanya y del desalojo del Princesa ya escribí unas cuantas páginas.
Pero ahora me leeré TU Barcelona rebelde, la nuestra.

Eastriver ha dit...

María Jesús, este tipo de generalizaciones son horribles. Al final uno piensa que son todos los partidos, lo único que precisan es su cota de poder. A partir de ahí todos en la alegalidad (comisiones y esas cosas) y una minoría en la franca ilegalidad. Es bochornoso. Pero conviene no perder de vista que los corruptos son una minoría: son pocos sólo que roban un montón. Lo peor es la connivencia que a veces uno detecta. Sería largo...

Ana, cierto es que hemos hablado de las Jornadas del 77. Hablaste tú porque entonces yo tenía diez años y lo más libertario que alcanzaba a comprender era la media hora de recreo. Pero es cierto que marcaron a mucha gente. En el libro que comento se dicen algunas cosas muy interesantes. Palabra que se trata de un libro enormemente recomendable que he recordado estos días, por contraste, entre esa rebeldía añorada y la realidad tan poco protestona, y mira que hay motivos, que vivimos. Actualmente la protesta es pataleta y punto. Y eso se extraña: una mayor entidad de la queja. Respecto a la kasa de la muntanya o el Princesa, cómo no recordar tu novela Ciudadanos, que recuerdo que leí en folio antes de ser editada. Una gran novela tan incomprendida y tan incómoda. Besos.

vivaduracel ha dit...

He mirat les entrades sobre les setmanes tràgiques i he alucinat amb el que vaig posar-te. Deia que hi hauria molts a qui arrossegar, tal com el gobernador Bassa que tu comentaves... I mira que llavors no sabiem de l'existencia del Fèlix Millet, ni de l'existència de l'alcalde de Santa Coloma, ni de l'existència de Alavedra i els seus contractes, ni bona part del que sabem ara sobre Gurtel... i tantes altres coses. Per tant em reafirmo en el que vaig escriure llavors i ho incremento amb indignació incrementada.

soniabaste ha dit...

Recordo la tradicion julianesca que algu va escriure en el teu blog amb motiu de les entrades que tornes a posar. I ara s'amplia amb la tradició eneresca, febreresca, marcesca i tira milles. Amb la tradició revolucionària, en definitiva. M'agrades sobretot quan et poses reivindicatiu.

paula ha dit...

Si seguimos así haremos por fin otra revolución. Reclamo mi botellón de fin de fiesta, eso sí, pero por lo demás desde Terrassa te consigo unos cuantos. Tu sabes, y si no lo sabes te lo digo yo, que desde mi ciudad tambien sería posible escribir Terrassa revolucionaria o algo paralelo. Igual me animo.

PÁJARO DE CHINA ha dit...

Ramón, las ciudades son cuerpos y hablan. Estas entradas tuyas me hablan al oído recordándome cuántas ciudades hay en cada ciudad.

Tu Barcelona revolucionaria no tiene prensa, como tampoco tiene prensa (salvo para el escarnio y el repudio) la Buenos Aires que se moviliza y corta calles.

Por eso es tan necesario darles nuestra boca, nuestra voz.

Todavía conservo ejemplares de Ajo Blanco. Me los reservaban en el kiosko y los atesoraba como crónicas incandescentes en tiempo real.

Gracias por rescatar espacios amordazados o ignorados y también por tus comentarios generosos y lúcidos que iluminan la casa del pajarito chino.

Un abrazo muy fuerte.

Eastriver ha dit...

Rafel, quanta raó tens. Veure el que deiem fa quatre o cinc mesos i comparar-ho amb la nostra realitat actual és molt desencisador. Per això està bé apuntar; per no oblidar. Gràcies sempre.

Ai, gràcies Sònia, et passes de generosa. Havia oblidat la tradición julianesca, tant que fins i tot m'has fet mirar... I m'agrada molt com ho enriqueixes ara: la eneresca, febreresca... abrilesca, noviembresca... jejeje. No és que em posi reivindicatiu: és que, com tatnts d'altres, ho sóc.

Paula, anímate con tu Terrassa rebelde, qué interesante. Una ciudad con un pasado fabril como la tuya, tan burguesa y a la vez tan proletaria, como Sabadell con la cual estáis a partir un piñón y en cambio tenéis tanto en común, decía que una ciudad con tanta historia como la tuya ha de tener por fuerza una historia viva de rebeldía importantísima. Botellón, asegurado, of course. Pero en mi casa, si no te importa, cabremos todos, no te preocupes... es que ya tengo una edad y comienza a hacer frío. Besos.

Mariel, las ciudades rebeldes no suelen tener prensa, es cierto. Pero yo pienso que eso es lo que las hace grandes. Berlín es Berlín por su pasado... porque engendró el monstruo del nazismo pero fue capaz de vencerlo. Porque construyó un muro espantoso pero fue capaz de destruirlo (aunque las autoridades, esos cerebros, para celebrar ahora la caída del muro han tenido la graciosa idea de celebrar conciertos acotándolos... con UN MURO de contención... angelitos!). BBAA también es la ciudad de los dictadores bigotudos, pero también la de las caceroladas, la de los helicópteros llevándose a los presidentes y la de las madres con su pañuelo. Tienes razón: esa ciudad global de la resistencia debe ser siempre reivindicada.

Susana ha dit...

Ramon, me pregunto dónde estamos los rebeldes. Por qué no hay manera de que nos organicemos y salgamos a la calle (con la bendita excepción del 11M), y tomemos las decisiones e impongamos el criterio del no conformismo. Me pregunto cómo impiden que seamos un colectivo, cómo es posible que si sospechamos que somos miles nos retengamos y parezcamos sumidos en un sopor de mirar hacia otro lado.

Mariel ya había dicho en alguna ocasión que puede que tuviéramos que hacer algo colectivo, aunque (!) sea desde la escritura. Yo estoy segura de que es así. Que no vale que haya unos pocos héroes, de alguna forma la conciencia precisa una primera voz antes de que se le sumen en el grito. Aún no es una propuesta en firme, porque no sé qué propongo, pero sé que de todo esto, de ti, de tus comentaristas, de nuestro inconformismo o nuestro espíritu aún revolucionario, debería salir algo... ¿Podríamos pensar en ello?

(me encanta el post, me encantas fiero y creo en ti. gracias por conseguir una vez más que me revuelva en mi sofá, que ya se despega de mis cómodas nalgas y me sacuden las ganas de ponerme en movimiento).

Besos, amigo 'equilibrista'...

Marcos ha dit...

Es indignante mucho de lo que ocurre, no solo en Barcelona, también en el mundo (te enteraste de la mascarada anti cambio climático supongo... quedó en nada) y estoy de acuerdo con que conviene hacer algo ni que sea desde la escritura. De moemnto, supongo que todos nos sentimos pequeños.

Jaume ha dit...

A ciutat esteu molt malament, i tambe en els pobles. Per que els politics son tan corruptes? O som les persones que som corruptes en general? Potser ens dividim en els que manen i corrompeixen i els que creuen i es queixen. O potser hi ha un tercer grup de gent honrada que penso i espero que sigui nombrós, sino malament anem...

azul ha dit...

Estupendo post..para dejar las cosas en su sitio de vez en cuando y decir que hay otra realidad ...si señor!!!

Un abrazo

Stalker ha dit...

Ramón:

de pronto se me ocurrió que sería muy bueno que tú mismo escribieras un tercer libro, un tercer "Barcelona rebelde". Con toda tu savia, tu sana mala uva y tu inteligencia, sería un libro que leería de un tirón en una noche de insomnio. Por pedir que no quede, claro... Lo cierto es que me encanta tu visión-descripción-sentimiento de esta ciudad, a la que tanto quiero y que se me hace, muchas veces, tan extraña.

Me gusta pensar que las cosas han sido así, como el libro las cuenta, que ha habido esa otra historia paralela, que los movimientos libertarios, aun alojados en las catacumbas de la historia, aún merecen el reconocimiento de algunas páginas bien documentadas e iluminadoras.Y que estés ahí para recordarnos esos pliegues un poco ocultos, y desplegarlos ante nosotros en el momento oportuno.

Gracias y abrazos

Eastriver ha dit...

Susana, ese sopor general también me desespera aunque me resulta comprensible. ¿Podríamos pensas en la posibilidad de hacer algo aunque sea sólo a través de la escritura? Ojalá.

Marcos, a todos los casos sabidos de corrupción se suma el tema del cambio climático, verdera prioridad mundial. Vemos claramente como la gente prefiere mirar hacia otro lado. Es algo que me preocupa tanto, que me provoca tanto dolor y frente a lo que me siento tan impotente, que hago lo que puedo y miro yo también hacia otro lado no porque no me importe sino por supervivencia. Un abrazo.

Jaume, estic segur que el grup de gent honrada és el més nombrós i el que es ven menys. Però els altres fan tan mal i tan soroll. És com els lladres: són pocs pero roben tant, fan tant de mal, que l'escàndol arriba molt lluny. Gràcies per venir de tant en quant!!!

Azul, qué ilusión tu presencia por aquí. Un abrazo muy especial.

Stalker, cómo me gustaría saber por qué esta ciudad a veces se te hace extraña, de veras que me gustaría. Lo que sí sé seguro es que todas las ciudades tienen su historia tapada rebeldía que a veces es muy intensa y que conviene no olvidar y sacar a la luz. Yo soy un mero transmisor, hijo, aunque sí es cierto que sería bonito investigar el tema. Y respecto a la rebeldía cada día pienso más que la gente saca la rabia sólo cuando la sorpresa es mayúsucula y le afecta de algún modo, o bien cuando la situación general es realmente mala. Gracias y un abrazo.

emeygriega ha dit...

Una película argentina, que ganó el Oscar -creo- se llama "La Historia Oficial". Vale la pena que la vean, es universal a pesar de usar como pretexto la dictadura argentina.

Otra obra bellísima es una canción de Litto Nebbia que reza: "si la historia la escriben los que ganan, éso quiere decir que hay otra historia......Quien quiera oir que oiga"

Os la recomiendo, en este intercambio precioso que estamos haciendo de relatos y experiencias comunes.

Un besazo a todos.
p.d.: ¿les conté que en Cuba se ha hecho una suerte de homenaje a Gaudí en un predio donde cada niño preparó un trocito de azulejo, consituyéndose en un pequeño artista? Lamentablemente no tuve tiempo de visitarlo.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Qué interesante es la Historia. Ahora se me ocurre que lo mejor es olvidarla, para que nos condenen a repetirla.