divendres, 27 novembre de 2009

¿DE QUÉ ESTÁ HECHO EL MUNDO?

Desde que Stalker comentó mi tendencia a traer postales y comentarlas que me tomo aún más en serio mi cometido. Al principio pensé que se me condenaba (o definía) a un trabajo tan epidérmico como retratar el mundo y presentarlo sin grandes alharacas. Pero luego me conformé diciéndome que la mirada implica categoría estética y moral (Mariel, en el mismo post, me dio la razón, gracias), y que a la postre una postal pensada es un puntito, aunque no sea un puntazo. Y como me gustan las cosas discretas y sin mucho ruido, me conformé. Y asumí mi papel de trajinador de postales.

Hoy traigo cinco postales. En realidad son la misma, pero me mola el perspectivismo. Las lecturas simbólicas las dejo para quien quiera. Tampoco es obligatorio hacerlas. Es lo bueno que tienen las postales, que no obligan.
En mi reciente visita a Bruselas disfruté de los meritorios museos de Arte Antiguo y Arte Moderno. En realidad son uno, comunicados por una pasarela. En el vestíbulo del Antiguo podía verse la bola del mundo. Me llamó la atención y quise acercarme. No era el único, como puede observarse.
Me pregunté cuál era la materia prima de la bola, lo cual equivalía en cierta forma a preguntarme sobre la materia prima del mundo.
Quizás la postal de hoy tiene parte de razón. Quizás la tenga toda. O quizás no...

18 comentaris:

Isabel Martínez ha dit...

Efectivamente, nuestra mirada narradora imprime en lo que observamos algo de nosotros, tanto desde el punto de vista estético como moral. No todos ven lo mismo ante un objeto o una persona.
Estamos en el mundo, somos del mundo. Es lógico que lo mostremos.
Y ojalá fuera tan fácil mirar al mundo como se mira esta bola de Bruselas.
Saludos, Ramón.

Eastriver ha dit...

Isabel, quería darte la bienvenida. Y sí, es verdad que todo depende de quién y cómo lo observe. Un abrazo.

Ana Rodríguez Fischer ha dit...

Sigo leyendo a Safransky. Y siento nostalgia de los alumnos de Fichte, a los que ponía ante una pared hasta que descubriesen el YO. Porque ese descubrimiento les llevaría a....
Un libro magnífico, créeme!

mariajesusparadela ha dit...

Ojalá el mundo estuviera hecho del fruto de la selva que encanta a los animales. La mirada que hoy nos das es perfecta para conjugarla con la del primer vídeo que nos da Rafa, de Kabila. Una ternura de botellón animal. Qué maravilloso mundo.

soniabaste ha dit...

A veure si ho entenc, avui estic espessa... això vol dir que la bola estava feta de cuques i escarabats dissecats? Posteriorment tintats de verd? Mira, quina engunia, noi! Normalment tan edificant i avui em surts amb aquesta. Sóc una mica fòbica a aquests animalons. No els faig res, que jo els respecto molt pero no els puc veure (fixa't si no els faig res que surto corrents). La propera entrada que sigui o reivindicativa o poètica, plis.

Eastriver ha dit...

Ana, tendré que hacerte caso nuevamente. Y sí, el descubrimiento del YO les llevaría a infinitos puntos suspensivos, tienes razón. Pero lo que antes era posible cada vez resulta como mínimo más difícil. Un abrazo.

María Jesús, me encanta ese respeto a lo más grande y a lo más pequeño. Es verdad que sólo rompiendo las categorías será posible hermanarlo todo. Yo no soy más importante que un perrito, lo tengo claro. Estoy dispuesto a comenzar a compararme con una cucaracha en cualquier momento. Un abrazo enorme.

Sònia, no t'enfadis amb mi, jeje. Les coses són com són i tu entendràs que em cridés molt l'atenció una bola del món feta d'escarabats. Jo penso com la María Jesús: hermano sol, hermana luna. O sigui, no t'enfadis amb mi per les teves fòbies, jeje. (ssshhhh, el Raid va molt bé, paraula).

Juliette ha dit...

M'agraden les teves postals. I més si són tan curioses com la postal amb perspectiva d'avui.

Jaume ha dit...

A pagès no tenim temps de tenir fobia als escarabats. Res de Raid matamoscas y mosquitos, digues-li a la noia aquesta que vingui a veure'm que li faré passar les manies i de pas, mai se sap (es broma, es broma). I tu pensa que en el mon hi ha cuques i coses dolentes i coses bones, encara que potser sí que les dolentes abunden mes, encara que no les vulguis mirar, o potser precisament per aixo.

Stalker ha dit...

Celebro tus postales como un regalo... las haces habitables al nombrarlas, describirlas y de paso describirte en ellas.

Gracias, Ramón

Laura ha dit...

El mundo está hecho de encuentros inesperados,de hechos que se escapan a las mirados de los comunes mortales; está hecho de la magia de los colores, désde los aranjados amaneceres a los violetas atardeceres, pasando por los amarillos meridionales.
El mundo está hecho en el caleidoscopio de Ernesto Cardenal, en Solentiname.Un abrazo

Culturajos ha dit...

Se puede?
No está mal entrar aquí y encontrarme un intento de poética. ¿Sobre qué escribir? Acaso no son todo postales, fisicas o mentales, del mundo? Nosotros estamos, tú estás. Cada uno un mundo y uniendolos todos, ese mundo que retratas.
Te seguiré la pista.
Salud.

Eastriver ha dit...

Stalker, todas las postales se hacen habitables al ser nombradas. Lo único que espero es no caer en ese tópico de la postal turística tan al uso. Hay otras cosas que merecen ser miradas a parte de las que salen en las guías. Ese es un poco el cometido de los blogs. Gracias.

Jaume, ja saps que m'agrada molt la teva visió d'home de camp, que no s'esvera del que ens esverem a ciutat, tan intoxicats per una civilització que de vegades és bona i de vegades no tant. I això de la Sònia, vosaltres mateixos, jeje. Salutacions.

Juliette, i a mi m'agrada la teva mirada de muntanya i de natura. Això sol ja comporta una gran perspectiva. Diu que els presos de les presons quan surten al carrer després d'anys es marejen. Als de ciutat ens passa una mica quan sortim al camp: ens hem d'acostumar a l'enorme perspectiva que gent com tu té incorporada de forma natural. Petons.

Culturajos, yo también hace tiempo que te sigo la pista. Tienes razón, a veces lo que menos importa es el qué. Importa el cómo, pues la mirada es libre y todo puede adquirir una categoría determinada. Gracias por llegar.

Laura, esos instantes y esas intenciones que nombras son las que hacen habitable el mundo y no sólo un nido de cucarachas que era lo que parecía sugerir el autor de la escultura. Bienvenida.

mujerdeole ha dit...

Muy lindo el post y la imagen. tal vez no sea aconsejable tener toda la razón, se me ocurre que sería mejor construirla con otros. Pasar por los pasillos que nos lleven de un mundo a otro y en ese camino encontrar razones para seguir recorriendo.
Saludos

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Ramón, viendo la tierra que nos traes de Bruselas me he acordado de las esferas enormes y pesadas de granito macizo que levantan los aizkolaris. Som como titanes surgidos del barro aguantando y volteando el mundo a su antojo. Me acuerdo también de Chaplin en el 'Gran Dictador, o de la vieja y hermosa biblioteca de la universidad de Salamanca, y de Torres Villaroel, o de los niños jesuses que sostienen en sus faldas las vírgenes mediavales y góticas. ¿alguien sabe qué es lo que sostienen en la mano?

Ruy Guka ha dit...

Buena pregunta. El mundo estará hecho de... No sé, la verdad. Semillas, por qué no.

Éste es otro pinche espam en busca de lectores: es un libro de cuentos: Trolebús maravilla en trolebusmaravilla.blogspot

Susana ha dit...

Ramon, tus postales son como las manzanas de Paradela, como los haikús en Marienbad o como los escaparates en China: una forma diferente de mirar al mundo; tan mínima, que lo muestra enorme. Como nos enseña tu perspectiva, la mirada macroscópica hace que nos perdamos las verdaderas esencias -amables o repugnantes, que de todo hay-. Luego, cuando se regresa a un 'afuera' habiendo pasado por ese rincón mínimo, la visión ya es distinta para siempre, y como las fotos, que son sólo una, o los dos museos, que en el fondo son uno solo, enseñan que las grandes diferencias muchas veces son sólo aparentes.

Es una de las cosas que más me gusta de EastRiver. Gracias por tus mil enfoques. Una abraçada.

PÁJARO DE CHINA ha dit...

Tus postales son el reverso del turismo, Ramón. Son el Lado-B, la otra cara de la luna.

Qué somos, pienso, sino una colección de postales mentales, un álbum de imágenes que nos definen.

Los oficios discretos, que no hacen ruido, son los imprescindibles.

El mundo está hecho de tus postales. Pero no todos los ojos están dispuestos o preparados para verlas. Por eso son tan necesarias.

Un abrazo muy fuerte.

Glo ha dit...

Yo tb guardo un recuerdo imborrable de estos museos. De la importancia de la creación artística.