dissabte, 4 de juliol de 2009

LES SETMANES TRÀGIQUES (O AQUELLS JULIOLS DE BARCELONA) (1)

Ara que ha arribat juliol i que fa, per tant, cent anys de la gloriosa setmana tràgica (juliol de 1909), exemple del passat de la meva ciutat del què puc sentir-me més orgullós, vull recordar aquí aquells moments i parlar de d'altres setmanes tràgiques anteriors (i alguna posterior), totes elles, quina casualitat, durant el mes de juliol. Ho faré en dos entrades successives.

Juliol de 1835. Ominosa dècada que havia triomfat recentment, de l'absolutisme i arraconament dels liberals i del constitucionalisme. El dia 22 arriba a Barcelona la notícia de què els carlins. fortament recolçats per l'esglesia, han matat a cinc milicians a Reus. La població, farta d'injustícies cada vegada més evidents, surt a cremar convents i esglésies. És la seva manera de manifestar el malestar contra l'església i contra el poder. També contra les seves dures condicions de vida en una Barcelona apresada encara entre les muralles. La revolució (¡Morin els frares!) s'estèn a la resta de Catalunya. La situació arriba a ser tan terrible que la gent s'amotina, entra al Palau del Governador al Pla de Palau, maten al governador civil Bassa (l'autoritat de l'època, un equivalent al que avui seria el President de la Generalitat) i arrosseguen el seu cadàver pels carrers de Barcelona. El governador civil representava el poder del centralisme a Barcelona. La revolució s'estèn aviat a les fàbriques. Crema la fàbrica de la Bonaplata del carrer Tallers, incendiada pels exaltats. Mor Narcís Bonaplata, l'amo. Aquesta fàbrica havia estat la primera de l'estat en usar maquinària a vapor, cosa que havia enviat a l'atur (és un dir, en aquella època no existien les prestracions d'ara) a molts treballadors. En pocs dies envien un nou governador civil des de Madrid, es fa fort, ocupa tota la ciutat, fusila uns quants obrers i tota la revolució es desfà en qüestió d'hores. (Les il.lustracions de l'època mostren l'assassinat del general Bassa, un episodi que va causar estupor a mig món).
Juliol de 1854. Els ciutadans de Barcelona, després d'anys de represió profunda i de marginalitat laboral, celebren el triomf de la revolució liberal. Cremen la fàbrica de Pere Arnau i ataquen d'altres fàbriques. Les velles rancúnies surten a la llum. Una celebració es converteix en un altre episodi revolucionari. Les autoritats fan el que acostumen a fer en aquests casos: fusilen tres obrers a les Rambles. La població va a la vaga. Demanen millores laborals i de condicions de vida. Les autoritats es veuen obligades a permetre l'enderrocament de les muralles, reivindicació habitual que mai era atesa, ves a saber per què (potser per por a què Barcelona creixés més del compte).
D'aquesta manera s'anava creant la imatge d'una Barcelona revolucionària. Amb el temps, i amb el moviment anarquista, Barcelona es convertiria en la ciutat de les bombes, o més poèticament, Rosa de Foc. Queden encara d'altres juliols tan revolucionaris com el del 35 i el del 54...

13 comentaris:

María ha dit...

Querido, no sabia nada de esto. Ahora entiendo el delicioso castillo de la cima del Monjuich, i la ciudadella que dijiste un dia con los cañones prestos apuntando la ciudad... Barcelona ha sido por lo que veo simpre pasto de la furia, ¿quedan mas julio?, caro, así sois los barceloneses, y yo que os veía un poco aletargados, aprended de los ancestros, querido

vivaduracel ha dit...

No sabia res de l'episodi del gobernador civil Bassas. A més d'un arrossegaria ara des del Pla de Palau fins a Pedralbes, per dir algo. Hi ha mes juliols a part de la setmana tragica? Doncs mira, ara es juliol. Ja podem començar les barricades mentre ens decdim exactament què i per què atacar... Ai Deu, si ens posessim d'acord, què facil seria tot.

Ramon ha dit...

Sí, hemos de aprender de los ancestros, de algunos al menos, que también tenemos ancestros ejemplo de la inactividad y el conformismo. De la cobardía y del aquí me vendo. Por eso reivindico lo más genuino. Por otro lado creo que eres la única persona que califica de delicioso el castillo ese, que espero que pongan realmente un museo de la paz.
Rafel, el gobernador era Bassa, no Bassas com el periodista, jeje. Mira, això de matar no va gaire amb mí, per no dir gens, sóc eminentment pacifista. Però el qu sí que puc entendre és la ràbia. Cremar un convent és una putada, doncs s'acaben cremant obres d'art, a més de la gent que mor. Però el que sí entenc és la rabia que portava a aquella gent a incendiar un convent perquè n'estaven farts que els fotessin per tot arreu i a més els demanessin conformitat cristiana.

Anònim ha dit...

Dicen los periódicos que en el castillo, en los julios de hoy, se ofrecen hermosos conciertos... Por lo demás hay ciertas teorías sobre las revoluciones y la época del año en que transcurren. La ¿revolución? de julio del 36 fue luminosa y explosiva (cromáticamente hablando). Luego llegó el otoño, ya con las nubes cargadas. Y después....

Susana ha dit...

Ramon, quina entrada més potent. Sí que fa pensar, com diu vivaduracel, en què fàcils serien les coses si ens posessim d'acord... Però ens tenen ben aletargats, com diu la María, amb quatre "luxes" han aconseguit que tots anem a la nostra bola, i que no ens mobilitzem per res que no ens toca molt directament (i, tot sovint, ni pel que ens toca).

M'agrada que ens encaris a aquest passat. Fa pensar que encara pot ser possible... un dia...

Anònim ha dit...

Quiero más julios como aquellos, o como lo que decías de los toros ayer... ¿se vota en julio? pues si saliera que sí sería una bonita forma de reiniciar la tradición julianesca que yo no sabía que tenía mi ciudad. Pero sería ademas una especie de revolucion limpia.

Ramon ha dit...

Anonim 1 (intuyo que Ana, pero tampoco lo tengo claro): efectivamente, en julio los hermosos conciertos ocupan el castillo. Lo ideal sería que nadie olvidara. De la revolución del 36 hablaré mañana o pasado. Ahora estoy con Mary Low que es potentísima, me está encantando.
Susana, sí, sí... un día... Sempre passa així, la gent té una paciència del copón, una paciència que no veas (i si aquesta gent és catalana encara més). Però sempre arriba un dia en què el desastre és tan gros que la gent surt al carrer. Llàstima que potser esperem massa: si sortissim més potser no caldria després organitzar saraus tan agresius perquè no s'arribaria a graus tan intensos d'indignació.
Anònim 2, creo que lo de los toros se votará en septiembre u octubre. Si sale sí brindaré con mucha gente, pero si sale no como temo procuraré que el desaliento no me carcoma demasiado. Finalmente, lo de tradición julianesca es un hallazgo. Con tu permiso, me lo apunto.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Los siglos han ido cambiando, los trabajadores han ido muriendo. Siempre ha ocurrido que de la lucha de los más humildes se aprovecharon otros. Ahora que parece que estemos a salvo de todo, que los siglos no cambian, que el tiempo se detiene en un stand by protector, un mañana nos despertaremos con el portal en llamas y nos sorprenderá ver del lado de quien nos ponemos.

Ramon ha dit...

Mariano (te llamo así, con tu permiso, ya sé que no soy el único)... cierto que del sacrificio de los humildes se aprovecharon otros. Pero eso no me parece mal, o mejor, no me parece una traición a los humildes. Cuando alguien que no tiene nada lucha para mejorar, lucha en general para que todos mejoren. Que luego algún capullo que en su día no movió un dedo para el bienestar general se aprovecha, mira, allá cada cual con su conciencia.
Y bueno, si mañana me arde el portal los denuncio, nen, y espero que los empareden bien. Que mi Guinardó no es ni un convento de connivencia derechista ni el barrio de Pedralbes. Además de cornudos no vamos a pagar la cerveza (presumo que conoces el refrán).
(Por cierto, sospecho que nos conocemos... creo que fuimos compañeros de espacio universitario)

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

¿Sabes que ocurre? que uno viene estando harto de sacrificios inútiles. Es más, uno viene estando harto (como diría "fiti") de que siempre sean los mismos los que pringuen. En mi segunda vida, en plena preadolescencia, recuerdo el Paseo de Gracia a reventar de hoces y martillos, senyeres y trabajadores del Guinardó, de cualquier barrio obrero, pidiendo l'Estatut, mientras tras las persianas de los balcones la burguesía catalana/ista se frotaba las manos. Decía mi abuela (la carnal): quien quiera peces que se moje el culo.

No sé, quizá si, la facultad entraba en barrena, en plena decadencia: Gocé con Jordi Gracia, con V. Cirlot, y sufrí a Miralles, a la Reina de las biografías (¡¡dios, que personaje!!), a la de Riquer, a Vahillo ¡¡y a tantos otros..!!Recuerdo que en cuarto curso, en literatura Hispanoamericana, nos sentábamos en la bancada del final: Concimos por cuarta vez en la licenciatura a Ruben Darío (ya era de la familia) y en una hora, el Dr.J.F. (no el kénnedY) nos fusiló a Vargas Llosa, Borges y Cortázar. En voz baja cantábamos (¡¡oléeeee, oléeee¡¡). Le pusimos de apodo "Jesulín".

Ramon ha dit...

Mariano, de acuerdo en algunas cosas. Pero yo no me resisto a quejarme de los burgueses que siempre se parapetan detrás de las ventanas. Me quejo igual, pero pienso que de una manera o de otra hemos de movernos. Todo avance ha venido de un movimiento previo.
No coincidimos en la Uni, por lo que veo. Yo era de cuando la carrera duraba 5 años (tan viejo soy, parece ser). Conozco a algunos que citas: JF lo tuve en doctorado y aún no me he recuperado. Vaillo en medieval, me puso una notaza enorme, y eso que me resistí hasta el final al Rimado de Palacio que, entre nos, no me apetecía en aquellos momentos. La de las biografías, en el doctorado también (sarpullido también). Y bueno, luego a nuestra Ana en montón de cursos, la perseguíamos porque era/es verdaderamente buena. La Cascado, que tenía algún día brillante. Sotelo en Crítica y Poesía del XX. Y paro ya la narración, porque a partir de ahí empeora.
Soy lector de tu blog. Me encantó la última entrada, la del asesino. Pero eres tan acerado, Mariano, que me sueles dejar sin respiración. Una mica d'optimisme, noi! Thanks por tus palabras.

Susana ha dit...

Bueno, bueno, qué bien me lo he pasado leyendo el repaso a la facultad de filología en pleno! jejeje. Me faltan algunas referencias sarpullidogénicas (ese Bonet, o "mamá" Inmaculada...) y alguna de fantástica, como el fabuloso Losada. En cuanto a Ana, a Cascado y Cirlot, ya sabes, completamente de acuerdo contigo, Ramon, ese compañero de fatigas de nuestros cinco años de entonces!

No salgo de mi asombro de lo que comenta El pobrecito sobre J.F. y su clase de vértigo sobre literatura hispanoamericana! En una semana hubiera acabado con la historia de la literatura universal: qué desperdicio de cinco años para nada! ;o)

Abrazos

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Soy más viejo que el Ficus del claustro: pasé 5 años, cinco, como en los toros, y un añito de Hebreo como lengua clasica. Esta era la terna: Laureano Bonet, Enrique Miralles, MªJose Sánchez Cascado, Ana Rodríguez-Fisher,Jesus Ferrer, Anna Caballé, Victoria Cirlot, Ricard Sanvicente, Alejandra de Riquer, Lourdes Díaz, Estrella Montoliu, Jordi Gracia, Vaillo (memorable su clase sobre los buñuelos moriscos), Immaculada Ferrer, La ex de Blecua (no recuerdo su nombre. Fue la única que nos habló del Quijote y de Cervantes en toda la carrera, en 4 clases. Estaba totalmente marginada) y... Jesús Tusón (¡¡qué grande!!)

Ramon, con un par de wiskys gano mucho, t'ho juro...