dijous, 3 de juny de 2010

MEMORIA DE COLLIURE


En diciembre de 2009 varios blogs nos unimos para homenajear a don Antonio Machado. Aquel homenaje colectivo sirvió para darme cuenta de que mi enorme respeto hacia el poeta sevillano no era una rareza.

Y sirvió también para que mis ganas por visitar su tumba se vieran incrementadas. Por eso en Navidad hicimos una de esas escapadas que tanto me gustan. El frío siempre es mi aliado. Y el mar me gusta fundamentalmente en invierno. Por eso Colliure en Navidad es aún más bonito y melancólico.

Tras pasar el llamado Coll de Belitres, lugar de la frontera de Portbou y que glosé aquí en una entrada, nos encaminamos por la serpenteante carretera que se adentra por los pueblecitos de la Catalunya norte hasta llegar a Colliure. Las playas, las callecitas, las plazas, el castillo (muy interesante, la verdad), el rompeolas del puerto, el hotel donde don Antonio y su familia pasaron los tristes días del exilio y finalmente la tumba, adornada siempre con la bandera republicana y fragmentos dispersos de poemas. Siempre había querido estar ante esa tumba, por todo lo que significa. Y fue emocionante. Como detalle meramente anecdótico yo también escribí y puse mi nota en el buzón de las cartas para don Antonio. Cuestión de respeto.

22 comentaris:

Maia ha dit...

"Moneda que está en la mano
quizá se deba guardar:
la monedita del alma
se pierde si no se da".
El amor es de poetas y el respeto cosa de sabios. Si tú tienes los dos, te considero un hermano. Un beso grande Ramón.

Felipe ha dit...

Ramón,gracias por traernos tu visita a Colliure.

Grandes imágenes para un hombre bueno

Un abrazo

Tim Fredriksson ha dit...

Cool pictures.

Mercedes ha dit...

Bonito viaje, ya lo creo, no hay más que ver las fotografías. Me quedo con las ganas de saber qué pusiste en la carta que echaste al buzón.
Un abrazo.

Montserrat Sala ha dit...

Hola amic: JO he estat de paso moltes
vegades per la Catalunya Nord, peró mai he anat Colliure.
Et crec que deu ésser una cosa emotiva de veritat. Quand un và creixent com a persona s'en adone de lo que important i del que nó. I aquest homenatge a Machado li ho dec. i li voldría pagar. Salutacions.

Cecilia Alameda Sol ha dit...

Por algo será: alguna razón poderosa habrá para que sigamos recordándole, recitando sus poemas, releyéndolos.
El año pasado leí el libro de Ian Gibson sobre Machado, Ligero de equipaje. Muy interesante, muchísimo.

Antonio ha dit...

Con D. Antonio me queda tocada el alma de andaluz y hombre universal. Su amor por su tierra natal y la adoptiva demuestra su grandeza, su sensibilidad humana muestra su identidad con el pueblo.
Cuando en Baeza visité el aula donde dio clase me transporté a mi infancia y me sentí más cerca de él. Algún día espero visitar su tumba en Colliure.
Un abrazo

Pulgarcito soñador ha dit...

Se ve que con usted compartimos ciertos placeres, ciertos gustos, además de ciertos "pensamientos". Así que no puedo más que desear que alguna vez nos sentemos a tomar unas copas, no será una, si eso sucede, estoy seguro. Ya he visto las penurias que sufren en esos bares, en lo de Thornton, y me ha a agarrado mucha sed.
Y ahora, viendo sus escapadas, mi deseo crece. Y además, Machado. Un abrazo.

MAMÉ VALDÉS ha dit...

Que bonito motivo para hacer una ruta cultural, un saludo

NINA ha dit...

Qué precioso lugar!
Me dan muchas ganas de viajar.
Lo tendré en cuenta para cuando tenga la suerte de visitar España.

Baci

Isabel Martínez ha dit...

Pusiste esas notas y otra en mi nombre, que no se me olvida y te agradezco.
Siempre en nuestra memoria Don Antonio, porque la estela de aquel hombre bueno no la borran los años, querido Ramon. Sus palabras viven en nosotros. Leerlo y mantenerlo vivo es nuestro mejor tributo a su memoria.
Un beso.

Txema ha dit...

Estuve hace ya años y me emocioné ante la tumba del poeta. Tengo que regresar allí.

saludos

Ciberculturalia ha dit...

Preciosa y literaria escapada. Qué suerte!
Un beso

Ataúlfa Braun ha dit...

El paso entre Portbou y Cerbere se convirtió hace unos cuantos años en un lugar casi místico para mí. Cada vez que voy a Colliure a visitar a Antoñito, antes de llegar, me planto a un costado del viejo hotel fronterizo mirando hacia el sur y pienso. Pienso en la sensación que tuvieron los exiliados al llegar a ese punto, tantas cosas dejadas atrás, ese país...Y cuando llegas a Colliure y peregrinas al cementerio bajo esa misteriosa luz del Rosselló; ¡ah! siempre es la misma sensación, tan íntima, tan profunda.
¡Viva la República!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Es uno de los lugares más emotivos que he visitado. Tengo recuerdos muy vivos. No soy dado a la cosa esotérica, pero ante la tumba de Machado uno parace que se encuentre influido por una energía especial, de sosiego. Cuando salí de allí me dio la sensación de que yo era un poco mejor persona.
¡salud!

mariajesusparadela ha dit...

Y de esas notas y aquellas entradas, nació un hermoso vínculo.

AROBOS ha dit...

"De los álamos de Soria vengo,
de visitar a tu amada Leonor;
te traigo sus recuerdos y sus besos
escritos en esta sencilla flor.

Con las manos de ella limpio la tumba
olvidada, y dejo estos versos
como lágrimas rotas de emoción."

Le escribí estos versos junto a su tumba cuando la visité y se los dejé en el buzón. Venía de Soria en una especie de ruta machadiana que me diseñé e hice. Cuando llegué al cementerio de Collioure me estremecí de emoción. Me anocheció allí, alguna fuerza me impedía abandonarlo.

María ha dit...

No lo conozco, me alegra mucho ver las bonitas imágenes, seguro que lo tuviste que pasar genial por aquellos lugares.

Un beso.

Isabel Romana ha dit...

No he estado nunca allí, pero creo que cuando vaya también dejaré mi carta. Un abrazo.

mariajesusparadela ha dit...

Hoy te he mandado un mail sobre Machado.

ines sabanes ha dit...

Lo conozco en verano, seguro que merece la pena aliarse con el invierno para disfrutar de Colliure ¡¡ conmueve imaginar un mar de tristeza en los últimos días de Machado .

Jose Lorente ha dit...

Procuro no pecar en exceso de mitomanía, pero recuerdo que me fascinó la visita a Colliure y que me emocioné ante la tumba del poeta.

Bonito homenaje.
Un abrazo.