dimarts, 1 de setembre de 2009

PINTORS (III): ARTEMISA GENTILESCHI O LA VENGANZA PINTADA

Artemisa Gentileschi fue uno de los mejores pintores del barroco italiano. Era hija de Orazio Gentileschi y heredó de su padre el interés por el arte, convirtiéndose en una de las continuadoras de la obra desgarrada de Caravaggio. Su padre, percibiendo el talento de su hija y sabiendo que como mujer tenía prohibido el acceso a las academias de Bellas Artes, pagó un maestro privado, Agostino Tassi. El maestro se enamoró de la adolescente y la violó. No quiso luego casarse con ella. El padre, acaso sintiéndose culpable, denunció a Tassi. Pero la violación era una falta muy grave que debía probarse y Artemisa fue sometida a pruebas degradantes e incluso torturada con la intención de probar que, efectivamente, no inventaba nada. Se conservan las declaraciones de Artemisa, así como las actas del proceso.

Pero Artemisa se vengó. Con la pintura, claro. Y de forma magistral. Con cuadros que forman parte indiscutible de la historia del arte. Para empezar con el tema de Susana y los viejos. Este tema, usado por muchos artistas, representa un episodio bíblico en que una joven, en unos baños públicos, es asaltada por unos viejos que la requieren sexualmente a cambio de dinero. El rechazo de ella despierta la cólera de los hombres que la amenazan con envilecerla públicamente. El tema le iba muy bien a Artemisa que no dudó en hacer de Susana su autorretrato y, de paso, convertir a uno de los viejos en el hombre que la forzó. El rechazo de ella, la expresión de Artemisa frente a los avances de los otros, la actitud de Tassi ordenándole silencio, el desprecio que nos provoca el viejo, el pudor en la mirada de ella, han hecho de esta versión la más conocida y probablemente, por lo que tiene de verdad, la que mejor trata el tema. Incluso algunos, en la distribución de las figuras, han querido ver una A y una T, iniciales del acosador.
Pero la cosa no quedó ahí. Otro tema de la iconografia clásica iba a servirle para continuar su particular objetivización del horror. El tema era el de Judith y Holofernes. Contaba la historia que la valiente judía Judith, aprovechando que el general tirano Holofernes se había enamorado de ella, decidió actuar con el fin de detener los avances de los ejércitos enemigos. Lo sedujo, lo embriagó, y ayudada por su criada le cortó luego la cabeza que se llevó como ejemplo de valor y libertad.

Artemisa vuelca todo su horror en el tema. Naturalmente, Judith es ella. Nuevamente un autorretrato. O más de uno porque el tema le da para una serie entera. Y Holofernes es, como no, Agostino Tassi. Aquí dos de las versiones que Artemisa, paciente y vengativa, tejía deleitándose en la mirada extraviada de Agostino mientras ella, sobre el lienzo, continuaba arrancándole la cabeza.
Extraordinario también el cuadro donde vemos a Judith y su doncella disponiéndose a trasladar la cabeza. Sus miradas anuncian alguna sombra que, acaso, vaya a salirles al paso.
De todos los cuadros de la serie sobre Judith y Holofernes mi preferido es el que sigue. Como si de una narración cinematográfica se tratara asistimos a una nueva escena. También Judith y su doncella trasladando la cabeza. Pero ahora llega el peligro. Deben salir de la tienda en que se ha cometido el crimen. Artemisa mira fuera. Un rayo de luz medio ilumina su cara. No deja la daga con la que le ha cortado la cabeza al traidor. Mientras, su criada, atenta a las indicaciones de Judith, esconde la cabeza en lo más hondo del cesto cubriéndola con unos trapos. Se percibe el peligro. Artemisa alza la mano izquierda acaso para retener un rayo de sol. Acaso en seguida la criada se levante. Acaso Artemisa la mire y le haga una señal con la cabeza. Y acaso salgan ambas sin hacer el menor ruido, atravesando la plaza y adentrándose en el bosque, perdiéndose en él. Dejando sobre la cama el cuerpo sin cabeza de Agostino Tassi. Una crónica de la perfecta venganza pintada.

13 comentaris:

EL Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Ramon, ¡¡qué bien me lo he pasado leyendo esta entrada!!. Se me ocurre que el gobierno de turno, el ministerio que proceda (¿Rubalcaba? ¡o este sólo está para la gripe PORCINA y ETA?) lance una campaña de comunicación estatal con la series de pintura de Artemisa para luchar contra el terrorismo machista. ¿Cuándo un miembro del gobierno asistirá, oficialmente, al funeral de una mujer asesinada por móviles machistas?

Artemisa me parece mucho mejor artista que otros pintores varones coetáneos que han conseguido más reconocimiento a través de la Historia. ¡Salud!

romeu.and.romeu ha dit...

Quin tema més interessant. Coneixia una mica l'obra de l'Artemisa pero no el grau d'implicació ni la qualitat extraordinaria d'aquestes mirades, gestos, la densitat, la passió. Molt sorpres.

Marcos ha dit...

He buscado en internet. Para ver Susana y los viejos debemos trasladarnos a Baviera. Para ver Judith decapitando a Holofernes, que ese es el título completo, deberemos irnos a Florencia, lo cual siempre es una idea, o a Nápoles, lo cual es otra idea. Judith y su doncella, el primero que pones está también en Florencia, pero no en los Ufizzi sino en el Palacio Pitti (ya en Florencia, total son unos metros...). Y para ver el último cogeremos un avión y nos iremos a la mecanizada Detroit, jamás lo hubiera dicho. ¿Cuándo salimos? ¿Quién se apunta?
Apasionante el arte y apasionante esta vengativa Artemisia. Muy amena esta entrada.

soniabaste ha dit...

Jo espero que no hi hagi mes morts per violència de gènere, tan horrible es una dona morta per un home animalitzat com seria un home mort per una dona animalitzada. Semblo una iaia amb aquests arguments, que queden fatal dits així, però és una personal resposta al comentari del pobrecito hablador. Si que estic d'acord amb ell que Artemisa va ser una excelsa artista, potser millor que molts. Quina sensibilitat, quina furia, quina rabia, pero quina delicadesa a l'hora, ho diu el Romeu-and-romeu (quins noms) ,els gestos, les mirades... el gest de la mà aturant el raig de sol per poder veure millor, la mirada de les dues dones en el penultim quadre, espantades o sobtades... la por o l'esturament es pot llegir en els seus ulls, en les seves mirades... Es necessita molta sensibilitat per pintar aixo, no només rabia o indignacio. Com m'agrada aquesta pintora extraordinaria, i que forta la seva biografia., De egades una biografia explica i densifica una obra. M'ha agradat moltissim.

Ramon ha dit...

Mariano José, cierto que Artemisa es mejor que muchos. Y bueno, convertir en meros iconos sus cuadros no acaba de convencerme, jeje. Gracias por el regreso.

Romeu, què bona la sorpresa quan és realment bona. I aquesta pintora certament ho és. Aquests detalls que dius i molts d'altres són els que fan grans els seus quadres.

Marcos, no sé si eres nuevo o un viejo conocido. Bienvenido en cualquier caso. Y gracias por el recorrido hipotético por los museos del mundo. Yo me apunto sin dudarlo. ¿Salimos mañana?

Sonia, no sembles una iaia, i en cas que ho semblessis no passa res. Les iaies són encantadores. Totalment d'acord amb tu. M'agrada la distinció que fas entre furia creadora i sensibilitat. Certament ambdues han de marxar plegades, saber aprofitar de cada una allò que convé i dosificar-les. L'aventura humana sembla sempre abocada a aquests plantejaments tan estructuralistes de la dualitat. Força i sensibilitat, inspiració i raó, ying i yang... en fi. Potser hi ha una gran part de raó en tot plegat. Petons

paula ha dit...

Soy fan de Artemisa desde ya. Geniales sus cuadros y su decisión. Fue lo máximo que pudo hacer, cortarle una y otra vez la cabeza.

MARIEL ha dit...

Ramón, Artemisia es una de mis pintoras preferidas (no hay muchas, lo sé, o al menos no hay muchas descubiertas y públicas). Siento que fue una de las mejores alumnas de Caravaggio y su Judith supera la del maestro (porque si comparás los dos cuadros, a la Judith de Artemisia no le tiembla el pulso y no aleja su cuerpo del de la víctima en el momento del corte). Preciosa la secuencia cinematográfica que intuiste y armaste. El barroco no solo es teatral, sino cinematográfico: hay una acción desarrollándose frente a vos y se percibe el paso del tiempo. Y son preciosas tus palabras. Hay una película francesa sobre Artemisia que lleva su nombre (no la vi, habrá que pedírsela a la mula). Besos, muchos, y gracias por este rescate.

MARIEL ha dit...

P.S.: Es maravilloso viajar solo para ver un cuadro (yo lo hice, para ver un Caravaggio, y lo atesoraré siempre). Cuenten conmigo.

Ramon ha dit...

Desde luego, la Judith de Caravaggio es poco creíble. Por un lado toma esa distancia y pone esa cara como de angustia que desde luego Artemisa no tiene. Por otro lado sus brazos tienen poca fuerza. No es una Judith que se implique, como sí lo es, desde luego, la de nuestra heroína. Lo mejor del cuadro de Caravaggio, la vieja. Me encantan esas viejas sin dientes de Caravaggio, arrugadas como una pasa. ¿Te has fijado que aparecen en muchos de sus cuadros? Besos

vivaduracel ha dit...

Una excelente pintora que los tenía muy bien puestos. Por triunfar en una época tan complicada para una mujer y por saber usar el pincel, que tan bien manejaba, para quedarse descansada. Leo el comentario de Mariel que hay una película. La dirigió una mujer hace muchos años. No la he visto... y ahora me apetece. Buscaremos a ver.

Jaume ha dit...

Li podria haver tallat una altra cosa. M0ha agradat molt doncs no ho sabia, per aixo em passo pels blogs encara que rarament escrigui per seguir en contacte amb la cultura que no en tinc masses opcions darrerament.

Ramon ha dit...

Rafel, buscaremos la peli que dice Mariel. No sé si está traducida o doblada, espero, porque yo el francés... Hablando de pelis de Mariel, todavía no lo creo pero se ha descargado ya Un marido para mi mujer. En menos de 24 h. ¡VIva la mula!

Jaume, no em puc imaginar la versió lliure de Judith decapitant Holofernes que esmentes... S'hagués quedat amb tothom si enlloc del cap li talla, com tu dius, una altra cosa, jajaja. Gràcies per treure el nas.

MARIEL ha dit...

Aguante la mula, que te descargó Un marido para mi mujer. Muy buena comedia y sí que es un género difícil y a veces despreciado, la comedia. La melancolía y la desgracia siempre son más rendidoras. La comedia es necesaria.

"Artemisia" no la vi, solo Dios sabe, es de Agnes Merlet, creo que del '97, con Valentina Cervi.

Besos de comedia para este viernes.