dimecres, 12 d’agost de 2009

LA FELICITAT ÉS UN HÀBIT

El Periódico publica de vegades unes entrevistes diguem-ne que espirituals a la contraportada que solen estar molt bé. En el devenir diari, en el moment del cafè matinal a la feina, serveixen per no perdre el nort ni cap altre punt cardinal, per recordar-nos el que realment importa i que curiosament les presses del dia a dia ens fan oblidar massa depressa. Una d'aquestes entrevistes va ser, al juny, amb la monja budista i també cantant Ani Choying Dolma amb motiu d'un concert a BCN.
Sento, des de sempre, una forta atracció pel budisme. Em fa ràbia que s'hagi posat de moda, perquè això comporta sempre una certa frivolització. No en tinc proves però puc assegurar que m'atreu el budisme des de abans, com a mínim, que a la Penélope Cruz i el Richard Gere. Val, ells no s'ho han copiat de mi, però jo tampoc d'ells.

El budisme dóna respostes senzilles, vàlides i que tenen a veure amb la meva manera de veure la vida. No diré pas que no ho facin també altres religions. Però ni que sigui per la llunyania no li trobo al budisme un component ideològico-polític que indubtablement té la religió catòlica (encara recordo al Cardenal d'Honduras demanant a Zelaya que no tornés, que deixés al Goriletti fer la seva feina... són perles com aquesta les que m'allunyen cada dia més de la religió catòlica). Sigui com sigui, tampoc cal aquí justificar la meva atracció pel budisme. Només recordar, ara sí, les paraules de Ani Choying Dolma en l'esmentada entrevista.

"Quan vaig començar a conduir pel Nepal, on el trànsit és molt caòtic, m’enfadava cada dos per tres. En qualsevol moment se’m travessava per davant un nen, un gos o una vaca, i això em crispava. Em vaig adonar que el nen o el gos o la vaca seguien caminant com si res i jo, en canvi, seguia empipada. Em quedava amb la irritació molt de temps, i la persona que l’havia provocat ni tan sols s’havia adonat del meu estat alterat. Fins que vaig comprendre que era una estupidesa agafar-s’ho així. Vaig comprendre la naturalesa de la conducció al Nepal. Havia d’acceptar-la com era. Si em trobo amb un imprevist en el trànsit, l’observo i intento disfrutar amb el que m’està passant. Aquest és per a mi el secret de la felicitat aplicat a la vida en general: comprendre els processos del nostre interior, el que sentim davant el que ens passa. La felicitat és un hàbit que es pot anar desenvolupant."

Encara que ho pugui semblar per a mi l'actitut budista d'acceptació conformada no té res a veure amb l'inactivitat en front de la injustícia; resulten dues actituts plenament complementàries. Penso que també ho són pels budistes (recordo ara, per exemple, les queixes actives dels monjos de Lhasa devant dels ocupants xinesos). En qualsevol cas, que la pau (budista o no budista) arribi a tothom que llegeixi aquestes línies estiuenques.






Finalment, també es por donar una volta pel seu llibre, La canción de la libertad.

13 comentaris:

María ha dit...

Carísimo, estas sosegantes líneas me reconcilian amorosamente con la vida. Qué graciosa la monjita, y cuánta razón tiene. Tendríamos que recordar todos, querido, que la vida es otra cosa, otra ladera, caro, otro camino. Un camino que nos aparta de tanto consumismo terrible, de tanta prisa y de tanta bronca. Más mirar adentro y menos frivolidades, querido, siempre he creído eso, caro. Luego ya los cánticos y los om, eso carísimo ya lo dejo para otros. Que no me meto, caro, que lo respeto, pero ahí no os sigo, que lo mantras me vuelven loca. Kisses, caro.

María ha dit...

Es por eso que siempre vuelvo, querido, que siempre regreso a tu jardincillo encantador. Porque aunque un día acabemos como el gato y el perro, querido, tu enorme respeto y la paz que irradias desde tu lugar rédico. hace que desee apoderarme del bálsamo que nos propones. No como de otros lugares de los que siento que me echaron, caro. Pero bueno, querido, está bien, no nos enfademos y tendamos siempre una mano amorosa como la monjita propone, querido.

MARIEL ha dit...

Ramón, tu entrada me toca de cerca, porque viré de mi bautismo original en la fe católica (que mis padres decidieron por mí, con las mejores intenciones, por cierto) a dejarme trasvasar, tanto como sea capaz, por la serena aceptación de las cosas que destila el budismo. Que, como bien destacás, no implica pasividad ante la injusticia, sino que complementa la rebelión ante la misma. Pasé del Cristo martirizado al Buda sonriente. A intentar, cada día, mirar intensamente lo que me rodea para verme a mí misma, sin torturarme ni autodestruirme.

Los mantras calman mi psiquis y disuelven el dolor. Es como si flotara en el agua, sin esfuerzo.

Sí, dejarse penetrar por este modo de estar en el mundo e intentar vivir así, cotidianamente, desde el primer café de la mañana.

Gracias por recordarlo.

Ramon ha dit...

María, pienso que cualquier camino que sirva es bueno, e incluso que es lícito tomar de un camino la parte que se desee y desechar otras. En cualquier caso es siempre bueno andar por la vida irradiando paz: parece fácil pero todos sabemos que no lo es. Las agresiones que recibimos por todos lados exigen un enorme autocontrol por nuestra parte. Pero al final merece la pena. Y sin querer meterme te diré que dudo que te hayan echado de ningún sitio. Haz caso a la monjita, como la llamas, y acepta las cosas como vayas viniendo.

Mariel, desconocozco la realidad religiosa de Argentina, el poder real de la Iglesia, su penetración real en todas las capas de la sociedad. Aquí el acercamiento al budismo resulta, desde ese punto de vista, muy natural. La gente siente atracción por la espiritualidad, es algo tan intenso en todos... Pero la espiritualidad oficial la tienes cada día metiéndose en cosas políticas de forma tan descaradamente partidista, a favor siempre de las derechas más escandalosas, que al final la gente se plantea que habrá otra manera de ser creyente, menos impregnada, menos descarada, menos sucia. Y los mantras, efectivamente, te calman, te sosiegan. Además, esa fe budista creo que resulta enormemente práctica incluso para los no creyentes. Besos.

soniabaste ha dit...

Quines paraules mes savies les de la monja. No soc budista i tinc les m eves reticencies, pero des del meu racó natural penso que sí, que la vida es acceptacio, es musica, es pau...

paula ha dit...

Me encanta la idea de la felicidad como hábito. Muy interesante el budismo, su vitalismo, su humanismo.

Susana ha dit...

Ramon, no podria estar més d'acord amb la teva espiritualitat, i amb la forma d'enfrontar la vida de la monja. No només és una forma d'educar la felicitat (què maco), sinó que per poc que li faci una ullada a moments complicats de la meva vida (o de gent del meu entorn), sovint trobo algun profit: aprenentatges, amics importants, o decisions que em canvien la vida. Qui sap si no són formes d'ajuda encobertes. Sense anar més lluny, un tràfic caòtic al Nepal, avui farà que me'n vagi a dormir amb un somriure tranquil i em senti amb un pèl més d'harmonia.

Té raó la María: esta entrada-bálsamo. Tu blog bálsamo. Un bálsamo que nos lleva a viajar por lugares insospechados, como muy dentro de nosotros.

M'encanta com sintetitza la Mariel el canvi entre la religió heredada, la del poder, i el vincle escollit de forma natural: "Pasé del Cristo martirizado al Buda sonriente". Con esa imagen apacible, es natural que nos sintamos más acogidos y menos como si estuviéramos siendo vigilados, pendientes de un castigo corrector.

Bonita y sosegante entrada, Ramon. Volveré para sumergirme en sus mantras cantados otras veces...

Petons somrients.

Pau ha dit...

No sé si saps que el budisme té diferents escoles i tradicions. Son camins diversos que menen al mateix lloc. Jo acostumo a visitar la casa del Tibet, al carrer Rosselló. L'esperit obert, tolerant i calm és un regal pels qui busquen. http://www.casadeltibetbcn.org/principal.html

Ramon ha dit...

Sònia, és tan important l'acceptació en general per ser feliç... Però sempre m'ha agradat remarcar que acceptació no és passivitat. No soporto aquestes idees kàrmiques hindús de races d'intocables, que es moren en la més absoluta misèria. Per a mi la pobresa i la injustícia no sé si són kàrmiques, però sí que tinc clar que el nostre karma ha de ser fer un món més just i lluitar contra tot el que és injust. Acceptació, per tant, no és incompatible amb lluitar contra les injustícies.

Paula, qué bonito suena en castellano, la felicidad como hábito. Me recuerda algun poema de Ausiàs March o de Garcilaso: Amor, amor, un hábito vestí... En ese caso era el amor como hábito. Y pienso ahora si tendrá alguna relación el hábito talar con el hábito como costumbre. Pienso que sí. En ese caso, vístamonos con el hábito del amor y de la felicidad, jeje, qué fácil suena dicho así.

Susana, no sé si mi blog es un bálsamo. Si lo fuera, en eso sí me gustaría estar de acuerdo con María. Y creo que sí, que de todo podemos aprender, otra cosa es que realmente lo hagamos. Esto me recuerda una discusión con cierto amigo que me comentaba que las malas historias afectivas lo único para lo que servían era para crear bloqueos, miedos. Yo mantenía que no, que si se crean bloqueos es porque hay algo que no se ha aprendido, o que se ha aprendido mal. Quiero decir que es jodido lo de aprender, porque no es nunca fácil. No es quedarse quieto, sufrir los golpes de la variable fortuna y salir sapientísimo del trance. Implica una voluntad de ser creativo con todo lo que te pasa, reelaborar el dolor, digerirlo. Desde la pasividad absoluta no creo que se consiga nada. De la misma forma, y lo hemos hablado muchas veces, que no creo que sea necesario el dolor para aprender o avanzar. Eso sería como el último cartucho. Lo ideal es estar atento y aprender a las buenas, creo. Gràcies.

Pau, gràcies per passar-te. Conec la casa del Tibet, poc però la connec. Una vegada hi vaig anar a una pusha de la luna llena (es diu així?). Em va agradar, el monjo que ho porta em cau molt simpàtic. No et dic que no m'hi torni a passar algun altre dia. El que m'agradaria trobar seria un grup d'amics del budisme a Barcelona, no estrictament religiosos o directament religiosos, sinó gent que busca com tu dius, sense dogmes, sense etiquetes, sense lligams, senzillament anar un dia a la casa del Tibet, un altre a un altre lloc, parlar i compartir experiències. Jo també connec gent amb aquests interesos, així que estaria bé una trobada...

Susana ha dit...

Ramon, ja em coneixes: d'insomni quan menys dormo. Docs bé, sobtadament he recordat que m'havia oblidat de dir una cosa molt important, i és que sí tens proves que t'interessava el budisme abans que es posés de tant de moda, si és que jo puc servir com a testimoni, de les llargues converses místiques (a vegades despistades, no ens enganyarem) des de l'adolescència. Què oportuna aquí la típica frase: "doy fe" ;o)

Puc parlar també, a més de la Puja que has anomenat, d'experiments amb la meditació per la mateixa època, recordes? En fin, que no te diré que no tuviéramos alguna influencia de Richard Gere, que siempre fue un poco mi debilidad, però encara no estava en la fase de fer-li visites al Dalai Lama.

Més petons-notaris.

MARIEL ha dit...

Ramón, "la felicidad como hábito", es precioso. Un mar de felicidad, o de serenidad al menos, e islas de desdicha y no al revés (no como en el "valle de lágrimas"). Siento, profundamente, como vos que no es necesario el dolor para aprender y avanzar, que el dolor es ciertamente el último cartucho. Y que de todo se aprende si se reelabora y se resignifica. Se aprende a ser resiliente.

Acá la Iglesia hinca el diente en todo lo que puede, aunque cada vez menos y en confrontación con el gobierno actual. Las religiones "alternativas" están extraordinariamente extendidas. Hay más casas budistas que santerías. Hay (para los que pueden permitírselo, claro) una divulgación intensa del yoga (lo que no sorprende, en esta "era de la ansiedad").

Tu blog es una casa y es un bálsamo, sí.

Abrazo.

MARIEL ha dit...

P.S.: Además disfruto muchísimo leyendo no solo su contenido, sino el idioma catalán.

Ramon ha dit...

Susana, és cert, en tinc testimonis, ben a prop a més... De les converses de vegades despistades tampoc cal posar-ne cap exemple, jeje, que me vienen a la mente unos cuantos pero tampoco es caso de ilustrar demasiado detalladamente los procesos de aprendizaje espiritual, jejjeje. Gracies per donar fe, com sempre.

Mariel, imagino que es una cuestión digamos occidental esta atracción por todo lo oriental. Algo está fallando en todo lo oficial sólo que algunos no se enteran porque no quieren. El interés por lo oriental me viene (debería decir NOS viene, puesto que Susana ha hecho buena parte de ese camino conmigo, como buenos hermanos) de épocas anteriores a esta oleada (precursores que somos, ya ves). Besos muy especiales. Y bilingües, puesto que como verás escribiré también en castellano algunas entradas.