divendres, 14 d’agost de 2009

TOLEDO: PEÑASCOSA PESADUMBRE

Así define Miguel de Cervantes en Los trabajos la ciudad de Toledo. Ya la conocía. Hace años la visité, y el recuerdo era muy destacado. Me quedaron ganas de muchas fotos y muchos paseos. Ahora, con la digital en ristre, he vuelto a visitarla y he vuelto a sorprenderme. El viaje ha sido corto pero suficiente. Además de las encantadoras callejas empedradas (qué peñascosa pesadumbre escalarlas cuando el sol aprieta) me he reencontrado con la Catedral, tan imponente, posiblemente una de las catedrales más bonitas de España, y el Alcázar, que da mal rollo . Con El Greco y el Conde de Orgaz, con las plazas casi inexistentes, con el Tajo tan chiquito y recoleto, tan curvado, tan poblado de ninfas garcilasianas que me extraño de que pueda ser el mismo Tejo que luego desemboca grandilocuente y exagerado en mi amada Lisboa. Con la tradición árabe y judía, con la Escuela de Traductores que tanto supuso, con los dulces que han quedado en Toledo como muestra de permanencia de tantas tradiciones, con la noche toledana, la espada toledana y los toledanos mazapanes (mis preferidos, junto con la noche).


Pero si todo eso ya lo sabía, y me gustó tanto que por eso volví, ahora he descubierto nuevos caminos, nuevos decorados, nuevas realidades tan toledanas como las anteriores. Por ejemplo, la Cava, pizpireta, ligona, deslenguada (seguro) y caliente como una brasa. Había leído y comentado aquellos versos extraordinarios de Fray Luis: "Folgaba el Rey Rodrigo/ con la hermosa Cava en la ribera/ del Tajo, sin testigo", pero jamás sospeché que Toledo guardara como una reliquia el baño de la Cava, la diosa mora que facilitó con sus artes de cama el que los árabes conquistaran toda la península, el lugar exacto del dulce pecado. O esa ruta extraordinaria de Puentes y Puertas , extraordinaria muralla, imponentes bocas de entrada, caminos medievales sobre el río. O el Monasterio de San Juan de los Reyes, de un gótico flamígero incendiado directamente. Monasterio que sus molestas Majestades del momento (los Católicos, me refiero) hicieron levantar para poder tener una tumbita digna de sus reales despojos. Sólo que levantar un monasterio imponente lleva su tiempo. Tiempo que los reyes aprovecharon para seguir conquistando españas. Entre que los constructores y los esclavos, porque eso debían ser, empezaron y terminaron el monasterio los Reyes tuvieron la dicha de recuperar Granada y rectificaron. No querían Toledo, querían levantar una Catedral en Granada y dormir allí el sueño eterno. Para memoria eterna de lo mucho que les costó la toma. Allí están, en Granada, con su yerno bellísimo y su pobre hija, la loca. El Monasterio de Toledo quedó y permanece como una tumba vacía, una proyecto inacabado, sin embargo tan bello.
Toledo, en su belleza seca y peñascosa es un poco eso. Capital de un Imperio que ya no existe, promesa de una unión de culturas que tampoco existe. Recordatorio continuo, eso sí, de otras cosas que no me gustan nada pero siguen existiendo. Atentos a la próxima entrada: hablaré de ello.

13 comentaris:

joseantonio322 ha dit...

Ya sé o intuyo por donde van los tiros, estaré atento de todas formas. De acuerdo en todo contigo, de momento.

Juliette ha dit...

La teva visió del budisme es justament la meva, i la que diu l'Ani Choying, la visió eterna del budisme. Jo en soc seguidora pero a la meva manera, justament com li deies al noi que t'havia escrit (ara has posat un text de Toledo, molt maco, però ja no em se orientar per trobar la cita): visc el budisme sense ortodoxies, sense forques, sense cintures, amb llibertat. El màxim que podria passar es que algu digués que aixo meu no es budisme. I potser tindria raó, amb seguretat en tindria. De la filosofia i la espiritualitat es digne que tothom en faci la seva propia aproximació. Petons muntanyencs gairebé de la vora del foc, que aquí dalt fa fresca.

María ha dit...

Querido, me has dejado sin palabras. Y no exagero, caro. Qué castellano más elegante tienes, queridísimo. Eso para empezar. Nada, decidido, cambio de idioma. Y por otro lado has conseguido emocionarme, darling, con ese retrato tan certero, tan justo, tan emotivo de mi certera, justa y emotiva Toledo. La has captado piedra a piedra, queridísimo, aunque asome siempre esa cosilla graciosa de tu ideología y me haga temer como un nublado las próximas entregas. Tú sabes, querido, que en general estoy plenamente contigo. Pero no me van las exaltaciones, y cuando te encabritas, cuando se encabrita quien sea, defendiendo a Chávez y perlas por el estilo, me pongo a temblar. Centrémonos siempre, caro. Es por eso, querido, que tiemblo toda mientras espero a los pies del Alcázar, que dará mal rollo pero es majestuoso un rato, esa próxima entrega. Abrazos para ti, sin pesadumbre alguna.

Ramon ha dit...

Juliette, no passa res que ja no parli de budisme sinó de Toledo, en els blogs tot és molt lliure i la gent parla del que vol. Sí, jo també tinc una visió molt personal de l'espiritualitat. Penso que el camí espiritual ens l'hem de fer una mica cada un de nosaltres, sense refiar-nos de gairebé ningú, envoltats d'amics i gent que senti com nosaltres, pero fugins sempre com tu dius d'ortodoxies, de normes... Totalment d'acord amb tu.

María, lo de pasarme al castellano, nunca me fui, aquí es muy normal este bilingüismo (bueno, es muy normal para algunos, entre lo que me cuento). Pretendo seguir combinando los dos idiomas en el blog, si no tienes inconveniente. En serio que Toledo me gustó mucho, pero ya te avanzo que lo que me molestó fue ese clima clerical y tremendamente reaccionario. Una pasada, estarás de acuerdo conmigo. Nada europeo, nada moderno. Esa será mi crítica, con fotos que palabra que flipé. Pero a parte de eso la ciudad es tan bonita. Y sí, el Alcázar es muy majestuoso, una de las fotos de la entrada es precisamente del Alcázar. Pero me quedo con la plaza Zocodóver, por ejemplo, o las callejas, o la Catedral, o los puentes... Por otro lado lo de centrarme, querida, que se centren otros, así te lo digo. Abrazos también para ti.

soniabaste ha dit...

No la conec, pero m'espero una mica aixo que dius en el comentari que ara estava llegint, aixo de que es una ciutat una mica conservadora, tota Espanya es molt conservadora, es el meu criteri. Pero una cosa no treu l'altra i potser si que es veritat qeu es una ciutat molt maca, de fet ho diuen. Gracies per apropar-nos aquests viatges. Jo disfruto del Port i ara he mirat una entrada que vas fer a Cadaques, aqui tot el blau i lluminós i aixo, nomes de mirar-ho, ja et fa relaxar i treure l'estrés. Aprofitem els darrers dies. I ja llegire el teu próxim comentari, encara que aqui em puc connectar menys.

Eva ha dit...

Muy bonitos paisajes nos traes, estos comentarios me gustan mucho porque son la vision propia de una ciudad cercana, como yo podría hacer por ejemplo con Galicia, y compartirlo.

Jaume ha dit...

Moltes gracies pero aixo de Toledo y Salamanca no esta pas fet per a mi, no diré que no sigui bonic pero no gracies, masses castellans ja vec cada dia. Diras que soc un radical i no es pas veritat pero escolta, no et passa una mica a tu tambe?

marcoshernand555 ha dit...

Toledo es una ciudad tan rica en historia, además de bonita. Hablas de la escuela de traductores, bastión del medioevo occidental, de El Greco, de la mixtura cultural que ha quedado patente en forma de sinagogas y museos. Y tantos otros espacios que nombras. Pero también el bellísimo castillo de San Servando, el del Cid. Todo ello conforma un puzle cultural por el que resulta encantador perderse.

Ramon ha dit...

Sònia, tinc un recod bestial de Cadaqués, un lloc tan màgic, tan poc espatllat per la mà humana. El Port no el conec, però com a mínim el mar, els arbres i el cel són els mateixos. Disfruta'n el que puguis.

Jaume, és clar que t'entenc, però penso que els prejudicis són el més contraproduent per descobrir món, o per disfrutar-lo. Després triem, opinem, som crítics, però de moment està bé perdre's per qualsevol lloc que valgui la pena. Jo no me'n penedeixo gens.

Marcos, qué agradable sorpresa después de tanto tiempo. San Servando nos lo perdimos, una verdadera lástima. Cogimos un trenecillo de esos que, a priori, odio, tan turísticos. Pero tenía reciente la experiencia de Santiago, donde también cogí uno y lo cierto es que nos descubrió rincones por los que de otra manera no hubiese pasado. En Toledo igual, o más incluso, porque el trenecillo sale de la ciudad de forma que puedas verla desde el exterior. Si no hubiese sido por el tren desde luego esta perspectiva de Toledo me la hubiera perdido. Y pasamos por el lado de San Servando, y pensé que quizá valía mucho la pena. Pero el tiempo da para lo que da, y siempre es bueno que de todo lugar que visitas quede una parte de deseo insatisfecho. Gracias por los consejos.

soniabaste ha dit...

El Port no és Cadaqués, no ho és, aquesta és la veritat, tot i que a mí també m'agrada molt. Però vaja, no té l'encant... De totes maneres amb un cop de cotxe ets a uns paratges impresionants. Vec que estàs tan actiu que fa una enveja molt gran, ara et llegia amb aixo del trenet, Santiago, Toledo, no et queixaràs. Però si et queden dies i encara no treballes, aquí segueixo fins a mitja setmana.

Susana ha dit...

Ramon, quina manera més maca d'endinsar-nos a Toledo. No saps la ràbia que em fa no recordar la major part dels noms de què parles, edificis, places... Fa massa anys que vaig estar-hi, però en tinc un record molt especial. Casi com si hagués estat a una ciutat encantada. I el detall que comentes, el de la tomba buida, és fantàstic. És el millor que li podria haver passat a aquell edifici tan maco i fins i tot a la ciutat de Toledo. Con la música de sus "reales despojos" a otra parte, y el edificio y la ciudad tranquilos.

Després de llegir-te, m'han agafat unes ganes de tornar-hi!

Un petó!

MARIEL ha dit...

Ramón, ya te dije que me encantan tus crónicas de viaje. Me encanta ver a través de tus ojos. Anduve cerca y me la perdí y ahora es, como si de alguna extrañable manera, la pisara a través tuyo. Me gusta tu Tajo "tan chiquito y recoleto", tu vocación por los mazapanes y la noche (en idéntica jerarquía), la Cava "caliente como una brasa" que abrió la puerta (desde la cama) a los árabes, "el gótico flamígero incendiado directamente" y el mal rollo que te da el Alcázar porque a mí, a la distancia, también me lo da.

¿Cómo es el Entierro del Conde de Orgaz? Me gustaría tanto sentarme delante. Si me das alguna definición de lo que te provoca ... me gustaría tanto.

Es muy perturbadora tu descripción de la tumba que se debe haber cobrado tantas vidas para no albergar ninguna muerte. La tumba desechada ...

Y, de verdad, me partí de risa con tu "que se centren otros". Porque parece que ahora es la era del "centro" y se acabó la izquierda y la derecha.

En casa decimos con Hernán: nosotros siempre estuvimos en el mismo lugar, los que se corrieron fueron otros.

Besos descentrados (y no me sorprende que ames Lisboa; es una de mis asignaturas pendientes y a veces siento que la conozco aunque nunca haya estado físicamente allí).

Ana Rodríguez Fischer ha dit...

Ramon,
sabes que la pasada primavera me perdí en Toledo,una ciudad que conocí a los catorce años y que desde entonces visito a menudo (es decir, cuando puedo). Casi siempre sola, aunque una vez me acompañaron mis hijos porque cuando eran críos cultivé con ellos a conciencia los "paruqes temáticos" de verdad (Venecia, Granada o Lisboa, a qué engañarnos). Antes iba pertrechada de las visione s antiguas (Galdós y Baroja y Azorín y los jóvenes qu eluwego se hosoedaron en La Posada de la Sangre), peroeste abril fui allí conLuis Ferrero y con Irene Gracia. Y aunue ya conocía "Juaneloo el hombre nuevo", de JF, volví a releerlo, encantada.