dijous, 6 d’agost de 2009

LA MAGA

Fa un parell d'anys vaig posar un dia la tele i vaig veure una senyora a qui feien una entrevista. A sota, en les lletres sobreimpreses, vaig llegir: Edith Aron, la Maga. Escolto la veu de la senyora, un accent extranger notori, un to de veu assossegat. Julio Cortázar. Rayuela. Yo soy la Maga.

Naturalment quan un escriptor crea un personatge és probable que s'inspiri en algú que d'alguna manera ha conegut. Potser que sigui inclús més que això, potser que una persona a qui es coneix de passada arribi a inspirar un personatge. En qualsevol cas, la persona mai serà el personatge, serà únicament el punt de partida.
Doncs això. Edith Aron sembla ser el punt de partida del personatge de Cortázar que a tanta gent ha fascinat. Ella ho ha explicat de la següent manera:

Cortázar llegó a París influenciado por los surrealistas, y para ellos las casualidades eran muy importantes. La primera vez que nos vimos fue al regresar a Europa desde América, en el barco. Después, él me dijo que me vio en una librería de Saint Germain. “Yo estaba fuera y tú estabas dentro”, me comentó. Y eso para él fue un símbolo. Después nos volvimos a ver en un cine a las afueras de París y empezamos a hablar. Luego nos tomamos un café cuando volvimos a coincidir en los jardines de Luxemburgo.
La relació entre Edith i Julio no va ser ni tan bona ni tan important. Potser només es va tractar d'una fascinació inicial. En qualsevol cas aquell dia de la tele, el dia que vaig descubrir que la Maga existia encara, vaig escriure un sms impensat a la Susana: "Posa la tele. Hi surt la Maga". I és que, efectivament, els grans personatges d'una o altra manera, ens acompanyen sempre.

(Dedico aquesta entrada a la Susana, un dels grans personatges de la meva vida)

12 comentaris:

MARIEL ha dit...

Y si la Maga no hubiera sido escrita por Cortázar, si Cortázar jamás se hubiera cruzado con Edith Aron (es todo un descubrimiento para mí, Ramón, no lo sabía), si la Maga hubiera intentado jugar a la rayuela y no hubiera podido, a nosotros no nos importaría, porque sabemos que Susana es la Maga, con su reina Rocamadour, y que de su mano dibujamos en el piso y con tiza los casilleros y, aunque la vida duela, llegamos al Cielo, que no queda arriba, sino abajo, donde Susana esté.

Qué hermoso regalo le has hecho, Ramón.

joseantonio322 ha dit...

Que bonita entrada, recordando a un personaje que nos marcó a tantos... Desde uqe un día nos contaste que te gustaba entretenerte con el París cartografiado de Julio supe que la Maga también te había marcado a ti. Y si por ahí cerca ronda otra maga me vuelvo ya mismo a Barcelona...

paula ha dit...

A veces la vida te da un momento de magia inesperado. Igual después de la lluvia, o antes de la lluvia, o durante la lluvia. La Maga fue un momento de magia inesperado y lo sigue siendo. No sabía la anécdota y me ha hecho pensar en cosas que se decían en los talleres literarios: que cuando uno escribe necesita tomar impulso y que a veces alguien conocido de pasada se convierte en ese impulso fundamental.

Eva ha dit...

Sí que es verdad que hay gente fundamental en la vida, es importante valorarlos siempre... cuando uno pierde los amigos y los hermanos ya no queda nada, cualquier excusa es buena para decirlo bien alto.

Susana ha dit...

(....)
Ramon, estimat Ramon, m'has deixat sense paraules (especialment a aquestes hores, abans del cafè, en què m'he volgut colar en EastRiver per començar bé el dia).

Recordo molt bé aquell sms. Un sms de veritable amic, que sap que compartim una bona part de les ferides. Com altres ocasions, en què m'has regalat una promesa de ferida, comptant amb què em seria important...

Avui, Ramon, m'emociones abans que m'hagi rentat la cara, i obres un meandre entre la línia finíssima que uneix les ferides, on em puc detenir a gaudir una de les més importants que mai m'hagi passat: tenir un amic com tu, tan gran...

Acabo amb paraules de Maga, casi d'infant i molt sentides, perquè així és com em sento: "Y uno está tan triste, Horacio, porque todo es tan bonito".

Gràcies, Amic...

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Edith Aron fue muy cruel desvelándose; cruel con los lectores de Cortázar, con la historia que protagoniza, con su naturelaza literaria. La Maga no puede ser una señora con rostro de académica de la RAE que recita refranes en televisión. La Maga es eternamente La Maga, "la Maga rompe los puentes con solamente cruzarlos". "En fin, no es fácil hablar de La Maga, que a esta hora anda seguramente por Belleville o Pantin"

Ramon ha dit...

Eva, gracias por pasarte también, tus opiniones son importantes.
Susana, maca, ja no cal dir res més. Només que cada dia tinc més clar que amb el poc que costa donar alegries a la gent que s'estima, és una llàstima i d'una ignorància tremenda no fer-ho més sovint.
Mariano José (modifico el Mariano a secas porque me sale el Rajoy detrás y no quiero amargarme el café en tan buena compañía): yo no pienso que Edith Aron fuese cruel. Está claro que la Maga sigue siendo la Maga, ella fue sólo ese punto de partida. A partir de ahí el novelista creó su personaje que fue recreado por tantísimos lectores. La señora Aron estará contenta y orgullosa, y habrá querido compartir un encuentro que generó literatura. No creo que haya traicionado nada. En todo caso nos habla de un París real, tan real como el recreado en la novela.

Ramon ha dit...

Mariel, el motivo de la entrada es un recuerdo real (los hay que no lo son): mi llamada a Susana para explicarle que la Maga salía por la tele, a ella que fue quien me descubrió la novela en los lejanos días de nuestros 17. Y que sepas que muchos aquí la llamamos "la maga Susana". Tantos no podemos estar equivocados...
Jose Antonio, sé que también a ti te marcó Rayuela, me lo dijiste a propósito de otra entrada. Y respecto a la maga que ronda por Barcelona, puedes frecuentarla en elcajondelospretextos.blogspot.com
Paula, qué bueno que te pases por aquí. Estoy totalmente de acuerdo con esa forma de definir un personajes determinado. No he asistido nunca a talleres literarios, aunque mi vínculo con la literatura es antiguo, denso y en absoluto arrepentido.

Anònim ha dit...

No hace mucho me hablaron de esta mujer que iba por ahi diciendo que era la maga, me parece una tomadura de pelo, hay una maga, no dos ni tres. Totalmente de acuerdo con el qwue dice que la maga rompia los puentes con solo cruzarlos. La mga forma parte del espacio literario, no del historico ni del anecdotico. Pongamos cada cosa en el sitio que le corresponda y no mezclemos mas.
Alberto

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Ramon, te agradezco el cambio en el tratamiento. Mariano José... Sí, suena infinitamente mejor.
¿Sabes? cuando hay intromisión de la imagen sobre la palabra y la palabra es el origen, se desactiva el encanto. A mi me pasa.
¡Salud!

Ramon ha dit...

Alberto, pienso humildemente que tampoco hace falta exagerar. Ahora bien, si logras convencerme podemos organizar una colecta para comprar un rifle. En lo que sí que te equivocas es en lo de que hay una sola Maga. Verás, pienso que hay tantas como lectores ha tenido y fascinado esta novela.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI ha dit...

Alberto, la cita sobre los puentes que se rompen y la posterior sobre Belleville y Pantin son del mismísimo Cortázar (capítulo 1 de "Rayuela". Ya me hubiese gustado a mi haber escrito una descripción así: ni en mis mejores tiempos de Fígaro...